El candidato opositor a la Presidencia, Efraín Alegre, calificó de "ridícula" la denuncia contra Leo Rubin, quien fue acusado supuestamente haber abusado de una indígena con la que presuntamente tuvo una hija que no reconoció.


“Cuando es tan ridícula la denuncia, ella misma cae por sí sola”, dijo a los periodistas Alegre, que junto a Rubin encabeza la alianza denominada Ganar para las próximas elecciones de abril.

Esta semana fue divulgado un video en el que una indígena del Chaco paraguayo aseguró que tuvo una hija con Rubin tras ser abusada.

El candidato convocó a la prensa para negar esos hechos y denunciar una “campaña difamatoria” contra su familia y su formación política.

Rubin además se hizo la prueba de ADN en presencia de una escribana pública e invitó a la mujer a hacer lo mismo corriendo él con todos los gastos, lo que fue rechazado por la denunciante.

En ese sentido, Alegre dijo que esa negativa indica que la mujer o la gente que esté detrás de la denuncia “no quieren esclarecer los hechos” y que se trata de “una de las tantas campañas sucias que se van a dar en este proceso (electoral)”.

Preguntado por quiénes serían los autores de esa campaña sucia, Alegre se remitió a la prensa y mencionó a la alianza que forman el actual mandatario del país, Horacio Cartes, y el candidato a la Presidencia por el gobernante Partido Colorado, el senador Mario Abdo Benítez.

“Hace tiempo que se habla que han contratado a un equipo para hacer campaña sucia”, dijo Alegre, que es el presidente del Partido Liberal, el mayor de la oposición.

En su rueda de prensa a comienzos de esta semana, Rubin afirmó que la difusión de ese video no solo pretende ensuciar su candidatura sino también descalificar su trayectoria y la de su mujer como defensores de las poblaciones indígenas.

Alegre y Rubin lideran las candidaturas de la alianza Ganar tras el acuerdo logrado entre el Partido Liberal y la concertación de izquierda Frente Guasu, del expresidente Fernando Lugo, que propuso al periodista como candidato a la Vicepresidencia. EFE