Una línea área rusa se estrelló cerca de Moscú tras despegar del aeropuerto de Domodedovo, en la capital rusa, provocando la muerte de las 71 personas que viajaban a bordo. Las autoridades rusas indicaron citan las condiciones climáticas, el factor humano o un posible problema técnico, pero no mencionaron la pista terrorista, como posibles causas.


El avión, un birreactor Antonov An-148 de la compañía rusa Saratov Airlines, acababa de despegar rumbo a Orsk, en los Urales. Se estrelló a las 14.48 (11.28 GMT) en el distrito de Ramensky, al sureste de Moscú. “Los 65 pasajeros y los seis miembros de la tripulación se encontraban a bordo del aparato, y todos murieron”, anunció la sección de la fiscalía especializada en transportes en un comunicado.

A pesar de que la nieve complicaba la búsqueda de cuerpos y restos del aparato, dispersados en un amplio radio, un responsable regional de dicho Ministerio citado por las agencias rusas, Serguei Polietyjin, indicó que “se encontró una caja negra en el lugar del accidente”.

Los restos mortales están en tal estado que “será necesario un examen genético” para poder identificar a las víctimas, indicó el ministro de Transportes ruso, Maxim Sokolov, quien precisó que eso podría llevar entre dos y tres meses. El Comité de Investigación ruso anunció que se abrieron formalmente indagaciones para identificar posibles violaciones de las reglas de seguridad.