"En martes, ni te cases ni te embarques". Y para los más supersticiosos, si además cae en 13, la mala suerte está asegurada. ¿Pero por qué esta aversión a esa fecha?


Tan extendido temor parece estar relacionado con creencias religiosas, mitológicas y leyendas históricas pero lo cierto es que no hay ninguna evidencia científica de que el martes 13 sea un día peor que cualquier otro del año.

El martes 13 es considerado el día de la mala suerte sólo en las sociedades griega, española y latinoamericana, porque en las culturas anglosajonas se lo trasladó al viernes 13, mientras que en Italia es el viernes 17.

Algunas referencias:

Trece eran los asistentes a la Última Cena de Jesucristo: doce apóstoles y Jesús. A Judas se le considera el número 13 por ser el traidor. Además es en el capítulo 13 del Apocalipsis donde se habla de la bestia de siete cabezas.

En la Kabbalah judía, también se habla de 13 espíritus malignos, y en la mitología nórdica, Loki, el dios del mal, es el decimotercer invitado a una cena de dioses.

En el Tarot, la carta que se asocia a la muerte lleva el número 13.

Otras teorías sitúan la combinación día 13 con el martes a finales de la Edad Media, cuando el planeta Marte era conocido como “el pequeño maléfico”, representando al dios de la guerra, y por ende, el de la destrucción, la sangre y la violencia.

Una de las teorías señalan a que la caída del Imperio Romano en Constantinopla ocurrió un martes en 1453. En dicho día se produjo un eclipse lunar y un fuerte temporal que evitaron que el imperio recibiese apoyo. Este acontecimiento debilitó a las potencias cristianas de la época y se consideró como un día de mala suerte.

Y algunos echan mano de la leyenda que dice que el martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

El miedo a esta fecha se ha masificado a tal magnitud que algunas aerolíneas han optado por no usar este número en sus filas de asientos y también hoteles y edificios también rechazan esta enigmática cifra.

Ahora bien, ¿Es un mito?

Fuente: ABC.es