Descargar el Audio

El economista Amilcar Ferreira dijo que en las grandes capitales del mundo la jornada laboral arranca horas más tarde que la nuestra y que tiene una doble ventaja: los trabajadores producen más y por otro lado, tienen tiempo de realizar actividades físicas o desayunar con la familia antes de ir a trabajar.


Agregó que otro de los beneficios sería que disminuiría el tránsito ya que se distribuirían en diferentes horarios a los pasajeros.

Mencionó que el Paraguay inicia su jornada laboral muy temprano, siguiendo con la constumbre del campo, en donde los productores se levantan de madrugada para eludir al calor, ésta práctica continuó por décadas y fue apoyada por las prácticas militares que también arrancan su día a tempranas horas.