Los alumnos de la escuela de Parkland se refugiaron debajo de los escritorios y enviaron mensajes a sus familiares relatando el miedo y el estupor en medio del tiroteo.


La alarma contra incendios se activó por segunda vez en el día alrededor de las 14.30 (hora local). Noah Parness, un estudiante de 17 años de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida), relató cómo él y otros estudiantes salieron hacia las zonas designadas cuando de repente escuchó varias detonaciones.

La escuela es un extenso complejo en Parkland, a unos 70 kilómetros al norte del centro de Miami. Durante el año académico 2016-2017 la escuela tenía poco más de 3100 alumnos, de acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas Educativas.

El hijo de 17 años de Len Murray, un estudiante de segundo año, le envió a sus padres un aterrador mensaje de texto alrededor de las 14.30. “Mamá y papá, hay disparos en la escuela. Afuera se escuchan las sirenas de la policía. Estoy en el auditorio y las puertas están cerradas”. Minutos después volvió a escribir: “Estoy bien”.

Los alumnos de la escuela de Parkland se refugiaron debajo de los escritorios y enviaron mensajes a sus familiares relatando el miedo y el estupor en medio del tiroteo
Los alumnos de la escuela de Parkland se refugiaron debajo de los escritorios y enviaron mensajes a sus familiares relatando el miedo y el estupor en medio del tiroteo.

Alumnos de la escuela tuiteaban desde abajo de sus bancos, escondidos en sus aulas, mientras la policía informaba que buscaba por el edificio al tirador.

“Escuché muchos disparos, como seis. Y pasaron muy cerca”, contó otra alumna, Nicole Baltzer. La joven de 18 años le dijo a CNN que faltaban sólo 10 minutos de clase cuando sonó la alarma de evacuación y todos se tiraron al suelo.

“Escuché un sonido como si fuera un camión de basura y después escuche ‘bum bum bum’. Había gritos por todas partes. Sólo pude esconderme debajo del escritorio de mi maestra”, contó el alumno Michael Katz a la cadena ABC.

Otro testigo, Michael Nembhard, dijo que estaba sentado en su garaje cerca de la escuela mientras veía la cobertura del tiroteo por televisión cuando escuchó a un policía gritar: “¡Tirate al suelo!”.

Fuente: LN.ar