Descargar el Audio

El general retirado, Herminio Piñánez Balmori afirmó que existe un video que esclarece cómo ocurrió la muerte de su hijo (el capitán Enrique Piñánez) y que en varias ocasiones, la abogada de Jarvis Chimenes Pavão, Laura Casuso, amenazó con revelarlo para evitar la extradición de su defendido.


El padre del capitán Enrique Piñánez dijo que accedió a un video a través de Jarvis Chimenes Pavão, donde se ve al cuarto hombre presionar el botón que causó la explosión de una bomba que preparó su hijo.

Agregó que Pavão compró un equipo de escucha telefónica para el gobierno a cambio de una salida procesal para su madre que estuvo prófuga por 7 años. “Con este aporte que hice al Ministerio del Interior ya liberé a mi madre, me dijo en una de nuestras entrevistas” contó el general.

Según el general Piñánez, Pavão sostuvo  “con éste material Cartes se puede ir a la cárcel” y que hasta el momento no recibió ninguna llamada de las autoridades competentes que “demuestren interés sobre el caso”.

En cuanto a la fiscala Sandra Quiñónez, dijo que el mismo presidente le dijo que ella se encargaría del caso, que era “una de las mejores en el cargo”.

“Después de dos años me llama el jefe de gabinete, Díaz Verón, yo nunca pedí la audiencia. Me dijo ‘te escucho general’, era una forma de desligarse de esa responsabilidad. Después entendí el juego de Sandra. Le chutó al final el caso al Fiscal General del Estado”, refirió.

Antecedentes:

El capitán Enrique Piñánez y el suboficial del Ejército José Manuel González Ferreira murieron en la noche del 26 de noviembre del 2014 en Concepción. Supuestamente, los agentes debían introducir una bomba a un campamento del ACA.

Según la versión oficial, un comando del grupo terrorista Agrupación Campesina Armada (ACA) arrojó una bomba a la camioneta donde se encontraban los dos militares.

Sin embargo el general Herminio Piñánez, padre del capitán fallecido, denunció que los propios militares le mataron a su hijo porque detectó un esquema de corrupción interna, que salpica a jueces, fiscales, políticos y policías.

Compartí: