El huracán Irma, que arrasó en septiembre pasado las islas del Caribe con sus vientos de categoría 5 y azotó luego el sureste de EE.UU., causó 44 muertes directas a su paso y dejó pérdidas por 50.000 millones de dólares solo en Estados Unidos, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes (CNH).


En un reporte de 111 páginas, el CNH destaca que Irma “causó una devastación generalizada en las zonas afectadas y ha sido uno de los huracanes más poderosos y costosos registrados en la cuenca atlántica”.

La Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) estima que los daños totales causados por Irma en EE.UU. totalizaron unos 50.000 millones de dólares, lo que convierte a este huracán en el “quinto más costoso en Estados Unidos”, solo por detrás de Katrina (2005), Harvey (2017), María (2017) y Sandy (2012).

Irma, cuyo ojo tocó tierra en siete ocasiones, cuatro de ellas como huracán de categoría 5, la máxima en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, azotó los Cayos de Florida como ciclón de categoría 4 y luego golpeó el suroeste de Florida con vientos sostenidos de categoría 3.

Según las estadísticas del CNH, con sede en Miami, Irma causó 44 muertes directas como resultado de sus fuertes vientos, intensas lluvias y oleaje en las islas del Caribe y el sureste de Estados Unidos.

La mayor parte de la muertes se registraron en el Caribe, donde los vientos de Irma resultaron más devastadores y mortales.

Así, en las islas de Saint Martin y Saint Barthelemy se contabilizaron 11 muertes directas, 9 en Cuba, 4 en Saint Maarten, 4 en las Islas Vírgenes Británicas, 3 en las Islas Vírgenes Estadounidenses, 3 en Barbuda, 1 en Barbados, 1 en Haití y 1 en Anguila.

En Estados Unidos, se reportaron 7 muertes directas (cuatro en Florida, dos en Georgia y una en Carolina del Sur) y otras 85 indirectas a causa del huracán, 80 de las cuales correspondieron al estado de Florida.

En Puerto Rico, por donde el ojo del huracán pasó por el norte de la isla, se registraron tres muertes indirectas, indica el CNH, que todavía no ha presentado un informe similar sobre el ciclón María.

Pero hubo “centenares de heridos antes, durante o después” del paso del huracán, con cerca de seis millones de floridanos evacuados de las zonas costeras, agrega.

Irma, que se formó en el archipiélago africano de Cabo Verde, estableció además una nueva marca de longevidad como huracán de categoría 5, con vientos de 185 millas por hora (297 kilómetros), al durar 37 horas con la máxima intensidad.

Es también el ciclón más potente de los registrados en aguas del Atlántico fuera del Caribe y el Golfo de México.

La muy activa temporada de huracanes del 2017 en el Atlántico será recordada por el paso devastador de los ciclones Irma y María y por ser la primera vez que tres huracanes de categoría 4 azotaron las costas de Estados Unidos.

Fue además la más activa desde 2005, con 17 tormentas, de las cuales 10 fueron huracanes, 6 de ellos de categoría mayor (3,4 o 5 en la escala de intensidad Saffir-Simpson).

EFE