Descargar el Audio

Con una representación sobre los hechos del 31M, los jóvenes liberales se manifestaron frente a la sede del Ministerio Público exigiendo justicia. "Jóvenes de todo el país salimos a las calles y llegamos frente a la sede del Congreso porque la misma Constitución nos permitía resistir por todos los medios ante una clara intención de Cartes de volver a instaurar la dictadura, quien desoía que la CN le decía reelección en ningún caso", recordó la dirigente Olga Paredes.


Quintana, dirigente de la Juventud Liberal, falleció presuntamente por disparos de un agente del cuerpo, horas después de que manifestantes quemaran parte del edificio del Congreso en protesta contra el intento de una mayoría de senadores de aprobar un segundo mandato presidencial, prohibido por la Constitución.

Integrantes de la Juventud Liberal quisieron hoy escenificar ese irrupción policial tumbados boca abajo frente a la sede de la Fiscalía, en el centro de Asunción, donde llegaron marchando desde la sede del partido.

WhatsApp Image 2018-03-31 at 10.34.52
“Con esto representamos que pudo haber sido cualquiera de nosotros (la víctima)”, dijo a los periodistas Olga Paredes, de la Juventud Liberal de Asunción.

Paredes agregó que la Fiscalía “no ha cumplido sus funciones” y denunció que “después de un año seguimos pidiendo justicia”.

“Después de un año no hay avances, no hay justicia, no hay culpables (..) Ni el presidente Cartes (Horacio) ni la Policía han admitido responsabilidades sobre este crimen”, dijo Paredes.

WhatsApp Image 2018-03-31 at 10.43.56
“Justicia para Rodrigo”, corearon quienes se manifestaron frente a la Fiscalía, muchos envueltos en banderas paraguayas.

Para esta noche está previsto un vigilia en homenaje a Quintana en la sede del partido, donde se espera la presencia del presidente de los liberales, Efraín Alegre, que además es el candidato de la Presidencia para las elecciones del 22 de abril.

Por la muerte de Quintana están imputados el suboficial Gustavo Florentín como supuesto autor material del disparo; el comisario Tomás Palma como supuesto instigador del hecho; el oficial Guido Amarilla y el suboficial Arnaldo Báez, por supuesta tentativa de homicidio doloso y coacción, respectivamente.

Sin embargo, el Partido Liberal subraya que la Fiscalía sigue sin determinar quien dio la orden de allanar el local, que se produjo sin orden judicial.

La muerte de Quintana estuvo precedida de la aprobación por parte de 23 senadores de una enmienda constitucional para habilitar la figura de la reelección presidencial.

Tras esa votación, que se produjo a puerta cerrada, grupos de manifestantes se concentraron frente al Congreso, que fue asaltado y quemado en parte.