El 2 de abril de 1982, tropas argentinas desembarcaron en las islas Malvinas con el fin de recuperar la soberanía que en 1833 fue arrebatada por Gran Bretaña. El conflicto bélico resultó ineludible y tuvo como resultado 649 bajas argentinas y más de 500 suicidios motivados por secuelas y traumas de posguerra.