La industria naval paraguaya ha dado un gran paso en el manejo de proyectos de construcción de gran complejidad y sofisticación con Yerutí I, el nuevo y más moderno remolcador de empuje que la Naviera Yerutí acaba de bautizar el pasado martes 3 de abril ante autoridades gubernamentales y empresarios vinculados a la industria naval y al sector fluvio-marítimo.


La embarcación fue construida en el astillero nacional La Barca del Pescador, en Guyratí (distrito de Villeta), partiendo de chapa de acero naval A36 en bobinas. Cuenta con la más moderna tecnología disponible en la navegación fluvial y está equipada con sistemas de protección del medio ambiente, la seguridad de los tripulantes y la carga, según lo establecen las regulaciones locales y mundiales.

Yerutí I es considerado el más moderno remolcador que navegará la Hidrovía Paraguay-Paraná, uniendo al país con los puertos cercanos al Río de la Plata en Argentina y Uruguay. Su presencia aportará a la logística de nuestro comercio exterior una gran eficiencia tanto en costos —ya que operará con fueloil pesado— como en tiempos de operación, por su gran potencia. Aproximadamente el 80 % de las cargas de exportación e importación de este país, así como de toda la región se transportan por la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Sus medidas son de eslora (largo) 48 m, manga (ancho) 15 m y puntal (altura) 3,80 m. Destaca, además, su calado operativo de 8 1/2 pies con una potencia de 6.000 Hp y una capacidad de empuje de 40.000 toneladas de carga. El costo de esta inversión fue de aproximadamente doce millones de dólares, de los cuales, un 45 % constituye valor agregado nacional.