El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no es en estos momentos un objetivo de la investigación criminal sobre la trama rusa de Robert Mueller, según trasladó el propio fiscal especial a los abogados del mandatario.


Mueller “sigue investigando al presidente aunque no lo considera un objetivo criminal en este momento”, informó hoy The Washington Post, que cita a tres fuentes conocedoras de las conversaciones entre el fiscal especial y los abogados.

Según estas fuentes, Mueller describió a Trump como “sujeto” de su investigación, lo que sugiere que los fiscales no tienen pruebas que incriminen al presidente en comportamientos delictivos.

Mueller, asimismo, comunicó a los abogados de Trump que está preparando un informe sobre las actuaciones del presidente desde que llegó a la Casa Blanca y posibles casos de obstrucción a la justicia.

El fiscal especial les reiteró su intención de interrogar a Trump en el marco de la investigación.

Según The Washington Post, Trump se siente “aliviado” tras las conversaciones entre Mueller y sus abogados y está abierto al interrogatorio, aunque algunos de sus asesores lo siguen desaconsejando.

El Departamento de Justicia contrató en mayo de 2017 a Mueller como fiscal especial para investigar la presunta injerencia del Kremlin en los comicios presidenciales de 2016 y los posibles contactos entre la campaña de Trump y funcionarios rusos.

Sin embargo, los fiscales bajo las órdenes de Mueller han ampliado el abanico de su investigación a otros aspectos relacionados con Trump.

Esas investigaciones han provocado que Trump haya cuestionado a Mueller en numerosas ocasiones y que los rumores sobre su posible despido sean cada vez mayores.

Fuente: EFE