IP.- Oficinas regionales de la Secretaria Nacional Antidrogas (Senad), intervinieron zonas rurales ubicadas en los departamentos de Alto Paraná, Amambay y Canindeyú, donde fueron sacados de circulación unas 15 hectáreas de plantaciones, campamentos y alijos de marihuana.


Foto: Senad.

En primer lugar, los antidrogas de Ciudad del Este, junto con el fiscal Elvio Aguilera, se trasladaron hasta el establecimiento denominado “Agro Toro”, detectando ocho hectáreas de cultivos de marihuana en etapa de crecimiento.

Por disposición del Ministerio Público, eliminó el cultivo ilícito, dejando fuera de circulación al menos 24 toneladas de la hierba, ocasionando una pérdida de 720 mil dólares a los traficantes.

Por otro lado, en una incursión rural en la colonia Carupera, en Yby Pytâ, departamento de Canindeyú, se descubrió un complejo de campamentos clandestinos utilizados como centro de producción y acopio de grandes cantidades de marihuana. En este caso particular, fue encontrada por las carpas de uno de los campamentos la frase “Favela del EPP”.

En la oportunidad, se destruyeron tres campamentos, 1395 kilos de marihuana picada, 6 kilos de marihuana prensada y siete prensas rústicas de madera, gatos hidráulicos, zarandas, guillotinas, fumigadoras, entre otros implementos utilizados para la actividad ilícita. El operativo fue encabezado por el fiscal Vicente Rodríguez.

En tanto que en la Oficina Regional de Pedro Juan Caballero se abocó a la realización de un operativo en los extensos bosques del establecimiento rural “Oliva”, ubicado en Bella Vista Norte. En dicho lugar, los intervinientes, acompañados del fiscal Martín Areco, eliminaron tres campamentos clandestinos de producción y acopio de cannabis, además de 10 hectáreas de cultivos, equivalentes a dejar fuera de circulación unas 30 toneladas de marihuana lista.

El informe de prensa  de la Senad destaca que el impacto económico negativo a dicha estructura del narcotráfico asciende a 900 mil dólares americanos.

Fuente: tIP