La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), que vela por la libertad de expresión e información, denunció hoy agresiones sucedidas este fin de semana durante las manifestaciones pro y contra el encarcelamiento del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.


“Los periodistas brasileños son injustamente considerados como diana, como víctimas de la indignación de los manifestantes, quienes los asocian a la postura editorial del medio para el que trabajan”, protestó Emmanuel Colombié, responsable del despacho de RSF en Latinoamérica.

Para el organismo, el encarcelamiento de Lula ha aumentado “la polarización” en Brasil, que ya era notable desde que fue destituida en 2016 la presidente Dilma Rousseff.

RSF contabilizó “al menos ocho agresiones” el pasado 7 de abril, durante la concentración a las puertas del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo (afueras de Sao Paulo), donde manifestantes pro Lula arroparon al antiguo mandatario, condenado a 12 años de cárcel por corrupción.

Informadores de las radios CBN, Bandnews FM, Jovem Pan y de los canales televisivos Bandnews, Rede TV y Globosofreram sufrieron “violencias físicas y verbales”, según RSF.

“En algunos casos, los periodistas tuvieron que abandonar el local por cuestiones de seguridad”, dijo el organismo, sin detallar si alguno resultó herido.

En los días anteriores, fueron registradas otras agresiones en otros puntos del país en protestas en contra y a favor de Lula, como la de los vehículos de radio Bandnews FM y del diario Correio Brazilense, que fueron atacados en Sao Paulo y Brasilia, respectivamente.

En João Pessoa, capital del estado de Paraíba (norte), manifestantes atacaron la sede de TV Cabo Branco, filial local de la red Globo, considerada crítica con Lula.

Brasil ocupa el lugar 103, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017 de RSF.

EFE