Desde Alemania, el exlíder catalán Carles Puigdemont hizo el sábado un nuevo llamamiento a las autoridades centrales en Madrid para que abran negociaciones sobre los intentos de la región de independizarse del resto de España.


Puigdemont, quien fue liberado de una prisión alemana el jueves después de dos semanas de estar detenido, expresó su esperanza de que la decisión de un tribunal alemán de no extraditarlo a España —por cargos de rebelión— demuestre que es necesario el diálogo nacional para apaciguar el conflicto político.

“Esto abre una nueva oportunidad para el diálogo y la negociación política”, dijo el político catalán durante un encuentro con los medios en Berlín.

España solicitó la extradición de Puigdemont por cargos de rebelión y malversación de fondos públicos para organizar un referéndum independentista el año pasado. Aún está pendiente la decisión de un tribunal alemán que deberá determinar si Puigdemont puede ser extraditado por el cargo menor de malversación.

El tribunal estatal de Schleswig sentenció que el exmandatario no puede ser extraditado por rebelión porque la acusación no equivale al delito contemplado en el código penal germano. Podría ser devuelto a España por el cargo de malversación.

Ahora le corresponde a la justicia española demostrar los cargos de malversación contra Puigdemont, dijo la ministra de Justicia alemana Katarina Barley, y añadió que “no será fácil”.

Puigdemont fue encarcelado por una orden de detención europea tras entrar en Alemania el 25 de marzo. El expresidente intentaba conducir de Finlandia a Bélgica, donde vivía desde que huyó de España para evitar su detención.

Barley aplaudió la concesión de la libertad bajo fianza al expresidente Puigdemont. La decisión de los jueces fue “absolutamente correcta” y era la que ella esperaba, dijo en declaraciones al diario Sueddeutsche Zeitung.

Entretanto, el presidente del Parlamento de Cataluña volvió a proponer el sábado a un encarcelado activista independentista para que sea elegido como el nuevo líder de esa región del noreste de España.

El presidente del Parlamento, Roger Torrent, dijo que apoya a Jordi Sánchez como candidato a la presidencia de la región, a pesar de que Sánchez está detenido por su participación en el intento de secesión ilegal del año pasado.

Torrent ya había propuesto a Sánchez, pero el primer intento fracasó el mes pasado, cuando un juez español se negó a ponerlo en libertad para que asistiera a la votación en la sesión plenaria de investidura en la cámara con sede en Barcelona.

Sánchez, quien es un célebre independentista, ha estado en una prisión de Madrid junto con otros líderes del movimiento desde octubre.

Los independentistas retuvieron su mayoría parlamentaria en las elecciones de diciembre, pero los tribunales han bloqueado sus intentos de elegir como líderes a legisladores que son fugitivos o que se encuentran actualmente tras las rejas.

Fuente: The New York Times