El cantante puertorriqueño Residente se inspiró en las ideas del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, y de la teórica del feminismo Judith Butler para eliminar los roles de género en "Sexo", el sencillo y vídeo que estrena hoy con vocación de "hit" a pesar de tan intelectuales fuentes.


Un hombre se pone un vestido, una chica escribe un poema en una habitación azul y es un chico el que se peina en una habitación rosa. “Todo, porque quieren sexo”, reza la canción.

“Esa es la idea de Sigmund Freud. Así que te compraste un auto porque quieres sexo. En su discurso muchas cosas giran alrededor del sexo”, dice Residente en una entrevista con Efe realizada en un motel por horas para parejas junto al aeropuerto de Miami.

“‘Se maquilla’ puede ser un hombre o una mujer”, dice el rapero boricua, que cuenta con la música del Dj y productor estadounidense Dillon Francis, vinculado a artistas como Calvin Harris, Diplo, Major Lazer o Skrillex.

“La cuestión de asumir los roles es algo totalmente aprendido, desde que somos chiquitos los nenes juegan con carros y las nenas con muñecas, y quizás los niños pueden jugar con muñecas”, argumenta el exvocalista y letrista de Calle 13.

Y aunque se inspire en el concepto “queer”, ya que no quería tratar un tema típico como algo “estúpido”, el resultado es una canción “accesible” y “más minimalista de lo que está acostumbrado a escribir”.

Y es que Residente viene de dos “intensos” años, en los que su modo de escribir profundo, caracterizado por la denuncia de las injusticias sociales, culminaron con su primer álbum en solitario, con el que ganó un Premio Grammy en la categoría Mejor Álbum Latino de música alternativa y dos Premios Grammy Latino.

“Como me puse tan perfeccionista con el disco pasado, que si necesitaba un sonido me iba a África a buscarlo, ahora estoy resolviendo las cosas en un estudio como todos los demás artistas”, detalla el cantante.

“Me estoy relajando”, asegura, aunque avisa que “es solamente este año”.

En este periodo de “libertad”, decidió hacer un tema basándose en los cánones de los “hits”, de duración reducida, estribillo onomatopéyico pegadizo y con un tema típico de los éxitos, como lo puede ser la fiesta o el sexo, del que “hacía tiempo que tenía ganas de escribir”.

EFE