La Cámara Federal de Casación de Argentina revisó hoy las condenas dictadas en el primer juicio por el choque de un tren en Buenos Aires en el que murieron 51 personas en febrero de 2012 y decidió elevar a 8 años de prisión la pena para el exsecretario de Transporte kirchnerista Ricardo Jaime.


Foto: Archivo/ABC.es

Según informaron fuentes jurídicas, la Cámara dictó sentencia definitiva en la causa por los hechos conocidos como “Tragedia de Once”, uno de los casos de corrupción más sonados de los últimos años, cuyo juicio culminó en diciembre de 2015 con condenas a los jefes de Transportes de los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015).

En ese momento, los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime (2003-2008) y Juan Pablo Schiavi (2008-2012) fueron considerados partícipes necesarios “del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”, al considerarse que no tomaron medidas ante las graves deficiencias que presentaba el sistema ferroviario.

En su fallo de hoy, los miembros de la Sala III de la Cámara aumentaron la pena que le había sido impuesta a Jaime, que pasó de 6 años de prisión a 8 -siete por la tragedia de Once más uno porque se le unifica la pena con otras condenas-.

Sin embargo, determinaron que la pena de Schiavi disminuyera de 8 años de prisión a 5 años y seis meses y la del exresponsable de Trenes de Buenos Aires (TBA) Sergio Cirigliano, de 9 a 7 años.

Ninguno de los condenados por esta causa quedará detenido de forma inmediata, -salvo Jaime que ya está en prisión por otras causas- porque los imputados todavía pueden apelar el fallo de la Casación.

Los jueces también confirmaron la condena al maquinista del tren, Marcos Antonio Córdoba, quien había sido condenado a 3 años y 6 meses de prisión.

La Cámara de Casación remarcó que el hecho fue producto de una multiplicidad de factores en los que tuvieron responsabilidad distintos funcionarios públicos, los directivos de TBA y el conductor del tren que se estrelló en la estación del barrio porteño de Once.

De forma paralela, otro tribunal oral juzga en Buenos Aires al exministro de Planificación Julio de Vido -ya detenido por otras causas- y a Jorge Gustavo Simeonoff, uno de sus colaboradores, por los delitos de “descarrilamiento de un tren agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas” y por “defraudación contra la administración pública”.

Fuente: EFE