Brasil está en alerta, luego que Dani Alves se lesionara la rodilla este martes durante la final de la Copa de Francia, ganada por su equipo el Paris Saint-Germain por 2-0 al conjunto de Les Herbiers, por lo que podría perderse el mundial.


Los estudios médicos que se le realizaron a Dani Alves mostraron que el jugador sufrió un esguince del ligamento cruzado anterior de la rodilla, lesión que requiere como mínimo de tres semanas de recuperación y que no necesitaría ser operada, según comunicó la asesoría de prensa del futbolista citada por medios brasileños.

A poco más de un mes para el comienzo del Mundial de Rusia, así, Alves no queda descartado para la competición, aunque llegaría con lo justo e incluso podría perderse el primer partido de Brasil ante Suiza, el 17 de junio.

El comunicado que emitió la asesoría de prensa, publicado por los principales medios brasileños, dice: “Tras el traumatismo en la rodilla derecha de Daniel Alves, los exámenes realizados hoy mostraron una alta desinserción del ligamento cruzado anterior con entorsis del complejo postero-externo de la rodilla (CPE)”.

“Su condición requiere un mínimo de tres semanas de cuidados antes de una nueva evaluación”, cierra la nota.

El próximo lunes 14 de mayo, Tite anunciará los nombres de los 23 jugadores brasileños convocados al Mundial de Rusia.

Marca