La película "El hombre que mató a don Quijote", del director británico Terry Gilliam, podrá ser proyectada en la clausura del Festival de Cannes tras la decisión de un tribunal de París que permite su difusión.


El Tribunal de Gran Instancia de París falló contra una demanda presentada por el productor portugués Paulo Branco, que había pedido que se prohibiese su exhibición por la supuesta “violación” de sus derechos sobre la obra.

Rodada en España, el filme “El hombre que mató a Don Quijote” es objeto de un litigio entre ambos productore por los derechos de autor.

En el origen del litigio, está la ruptura del contrato entre Gilliam y Branco, quien en 2016 compró al primero sus derechos de autor-director, a través de su productora Alfama.