La depresión posparto es un trastorno mental que ocurre días o semanas después de tener un hijo y aunque se piensa que solo afecta a las mujeres, también puede ocurrir en los papás, aseguró una especialista.


“Hay que estar alerta porque no solo hay etapas de depresión postparto en la mamá, sino que el hombre también puede padecerlo”, dijo a Efe la doctora Diana Ramos, profesora clínica asociada en la Universidad de Keck del Sur de California.

Durante una visita a México, la especialista explicó que suele ponerse especial énfasis en la salud de la mujer, y aunque a menudo se las responsabiliza a ellas en “cuestiones reproductivas” como la infertilidad, se piensa menos en atender al hombre.

Detalló que en los países latinoamericanos prevalece una cultura machista que lleva a que no se escuchen las dolencias de salud o emocionales de los hombres, por lo que “cuando la mujer tiene al bebé, poco se atiende a los problemas por los que pasa el papá”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la depresión posparto es un trastorno mental que “afecta a una de cada seis mujeres”.

Este trastorno se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo tareas cotidianas, durante al menos dos semanas.

En México, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) llama a la depresión posparto también depresión materna, dando por hecho que es un trastorno que solo pueden sufrir las mujeres.

“En realidad puede ser algo que está pasando en el hombre, porque cuando nace un bebé la pareja pasa por una etapa de no dormir, comer menos, hay más estrés y a veces las personas están predispuestas a la depresión y es justo en esta etapa cuando se manifiesta”, señaló Ramos.

Aunque físicamente los hombres no enfrentan el parto, sí sufren un cambio brusco en sus relaciones, sus finanzas y su estilo de vida. “Lo que puede generar un fuerte estrés y mucha ansiedad”, dijo la doctora.

La experta explicó que sobre todo los papás novatos pueden experimentar síntomas comunes de depresión tales como mal humor, irritabilidad, cambios de apetito. “Pero generalmente no expresan sus peores emociones y ese es el problema”, manifestó.

Esto, puede deberse también a que los niveles de testosterona en el hombre disminuyen, lo que causa ansiedad y depresión.

De hecho, un estudio publicado en la revista científica Hormones and Behavior, en el que participaron 149 parejas de Estados Unidos, encontró que los padres también experimentan cambios hormonales después del nacimiento de los hijos, lo que a la larga podría ocasionar una depresión.

Según este informe, si la mamá sufre depresión posparto, su pareja podría tener un 40 % de probabilidades de padecer el mismo problema.

La especialista recomendó poner atención no solo a la salud mental, sino también a la física, no solo porque ciertos hábitos como el tabaquismo, el alcoholismo y las drogas pueden influir en la fertilidad, sino porque también pueden ser un detonante de la depresión.

“Se debe cuidar el peso y tratar de evitar el desarrollo de otro tipo de enfermedades como la hipertensión y la diabetes para que cuando el niño crezca tenga un padre y una madre sanos y su futuro sea más prometedor”, dijo la experta.

Ramos recomendó pedir ayuda si existen síntomas de depresión o pasan más de dos semanas y el problema no mejora o desaparece, pues “se debe entender que es algo natural y que no hay razón para avergonzarse”, finalizó la experta. EFE