La canciller alemana, Angela Merkel, criticó el abandono unilateral del acuerdo nuclear con Irán por parte de Estados Unidos, un pacto que admitió "no es ideal", pero que defendió como fruto de "doce años de trabajo diplomático".


“Nosotros, los alemanes, apostamos por el multilateralismo como solución”, afirmó la líder alemana ante el Congreso de los Católicos de Alemania de Münster (oeste), donde intervino como oradora en un debate titulado “Cómo proceder ante regímenes agresivos”.

El abandono del pacto de manera unilateral “vulnera la confianza en el orden internacional”, añadió la canciller, sin mencionar expresamente al presidente de EEUU, Donald Trump, aunque en clara alusión a la decisión de éste de romper con el acuerdo.

Merkel reiteró que el derecho de Israel a defenderse “es uno de los fundamentos tradicionales de nuestra política exterior”, al tiempo que llamaba “a todas las partes” a la moderación.

Recordó, asimismo, que el acuerdo nuclear fue resultado de una larga gestión diplomática y un “éxito del multilateralismo”, pero sentenció que, pese a la “decepción” por la decisión de EEUU, ello no supone que Alemania vaya a cuestionar sus “fuertes lazos” con su “gran aliado transatlántico”, EE.UU.

La propia canciller admitió ayer, en su discurso en Aquisgrán donde el presidente francés Emmanuel Macron recibió el Premio Carlomagno, que Europa ya no puede esperar que EEUU le “proteja” de los conflictos en el mundo, la mayoría de los cuales tienen lugar “a las puertas” del viejo continente.

En Münster insistió en este parecer, recordó que “las fronteras exteriores de la UE” están en directa “vecindad” con los conflictos armados como el de Siria y que llaman a sus puertas, como han revelado las persistentes crisis migratorias.

Asimismo, defendió la necesidad de “mantener abiertos los canales de diálogo” con todas las partes, aunque sea de forma indirecta, a través de Rusia o de Turquía.

“Obviamente no hablo con (Bachar al) Asad, pero sí con el presidente (Vladímir) Putin o con (Recep Tayyip) Erdogan”, explicó, en el curso del debate, en relación a la necesidad de mantener “en pie” esos puentes de diálogo.

El pacto firmado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 -EEUU, entonces bajo el presidente Barack Obama, Rusia, China, Francia y el Reino Unido, más Alemania-, limita el programa atómico de Irán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales, pero no incluye ninguna referencia a las armas convencionales.

La propia Merkel ha insistido reiteradamente en su compromiso con ese acuerdo, lamentado su abandono por parte de EEUU y recordado que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha certificado que Teherán ha cumplido hasta ahora sus obligaciones.

Fuente: EFE