Después de perder seis veces ante el surafricano Kevin Anderson, el austríaco Dominic Thiem logró la primera victoria ante el gigante de Johannesburgo (6-4 y 6-2 en una hora y 25 minutos) para clasificarse por segunda vez consecutiva para la final del Mutua Madrid Open.


Thiem, finalista el pasado año contra el español Rafael Nadal, se enfrentará este domingo en la final, contra el ganador del duelo que comenzará esta noche a las 21.00 (hora CET) entre el alemán Alexander Zverev y el canadiense Denis Shapovalov.

La inercia ganadora, tras vencer en cuartos este viernes a Nadal (7-5 y 6-3), llevó a Thiem a lograr lo que nunca antes había conseguido ante Anderson, finalista el pasado año en el Abierto de Australia.

Dos roturas, en el juego inicial de cada set, concedieron al centroeuropeo la posibilidad de mandar en el marcador ante el cañonero surafricano, que luego volvió a ceder su servicio una tercera vez en el quinto juego del segundo parcial (4-1) para que Thiem lograra la décima victoria en Madrid en tres intervenciones.

Campeón en Buenos Aires, semifinalista en Doha y cuartofinalista en Rio de Janeiro, Acapulco, Montecarlo y Barcelona, son las mejores actuaciones del discípulo del español Galo Blanco, que con 25 victorias ya, (líder este año en ATP a la espera de lo que haga luego Zverev) se ha presentado en Madrid con los galones suficientes para optar al título que el año pasado le negó Nadal, y entrar en Roma con la moral por los aires, en el previo de Roland Garros.

Todo esto después de superar dos duras pruebas contra el argentino Federico Delbonis y el croata Borna Coric, ambas a tres sets, que le pusieron a punto para imponerse a Nadal después y cortar su racha de 50 sets consecutivos ganados por el español y 21 partidos ganados sobre tierra.

Esa moral fue definitiva contra Anderson, al que no había derrotado nunca, desde su primer enfrentamiento en el Abierto de Australia y Tokio (2014), US Open y Masters de París Bercy (2015), Masters 1.000 de Toronto (2016) y Washington (2017). Seis duelos y solo dos sets ganados ante la raqueta de Johannesburgo, su bestia negra particular.

Pero en las semifinales de Madrid, Thiem volvió a jugar a su antojo. Firme con el servicio, con el que solo concedió tres oportunidades de rotura y ningún robo, y colosal al resto, con el que fue minando poco a poco el mejor arma de Anderson, que disputaba su primera semifinal de un Masters 1.000 después de caer diez veces en la ronda anterior de estos torneos.

Cualquiera que sea su rival en la final del domingo (18.30 CET), Thiem sale ganador a priori. Ha ganado a Zverev en cuatro de las cinco ocasiones, la última en Rotterdam el año pasado, y las dos que han disputado en tierra, en Roland Garros y Munich (2016).

Contra Shapovalov, Thiem se ha impuesto en el único duelo, este año, en Acapulco, en pista dura (6-2 y 6-3).

Fuente: EFE