El Gobierno británico reiteró hoy su desacuerdo con la decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de trasladar la Embajada estadounidense a Jerusalén y recalcó que el Reino Unido mantendrá la suya en Tel Aviv.


“La primera ministra (Theresa May) dijo en diciembre, cuando se hizo el primer anuncio, que estamos en desacuerdo con la decisión de Estados Unidos de llevar su embajada a Jerusalén y de reconocer a Jerusalén como la capital israelí antes de un acuerdo final” con los palestinos, dijo un portavoz de la residencia de Downing Street.

“La Embajada británica en Israel -añadió- está en Tel Aviv y no tenemos planes para trasladarla”.

El Gobierno del Reino Unido reiteró su posición después de que nueve palestinos murieran y 512 resultaran heridos por fuego israelí en las protestas en la frontera de Gaza contra el traslado de la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén.

Fuente: EFE