Cerca de seis millones de personas se desplazaron en 2017 por conflictos en África Subsahariana, según un informe emitido hoy por el Centro de Supervisión de Desplazamientos Internos (IDMC) y el Consejo Noruego de Refugiados (NRC).


En un comunicado remitido a Efe en Nairobi, el IDMC y el NRC subrayaron que África Subsahariana, una región en la que vive el 14 por ciento de la población mundial, copa casi la mitad de los 11,8 millones de desplazadas por conflictos en 2017 en el mundo.

Según el Informe Global sobre Desplazamientos Internos (GRID 2018), la República Democrática del Congo (RDC) fue el país africano más afectado, con casi 2,2 millones de personas desplazadas.

Esa cifra es superior a los 2,1 millones de desplazados que registraron de forma conjunta Sudán del Sur, Etiopía y República Centroafricana (RCA).

La insurgencia del grupo yihadista nigeriano Boko Haram, la violencia étnica y las disputas por recursos naturales provocó el desplazamiento de más de 415.000 personas en la cuenca del lago Chad, el 65 por ciento de los cuales tuvo lugar en el noreste de Nigeria.

En Somalia, se contabilizaron unos 388.000 desplazados relacionados con el conflicto más 892.000 asociados a la sequía que azotó a ese país del Cuerno de África.

Las lluvias y las inundaciones forzaron a 2,6 millones de personas a abandonar sus hogares en la región.

“La abrumadora cantidad de personas forzadas a huir de sus casas debido al conflicto y la violencia debe servir para abrirnos los ojos”, afirmó el secretario general del NCR, Jan Egeland, al subrayar que hace falta un “mayor esfuerzo” para evitar el problema.

La directora del IDMC, Alexandra Bilak, advirtió, por su parte, de que “los desplazamientos internos a menudo pregonan el comienzo de una crisis mayor”.

Fuente: EFE