Hace 9 años, el 17 de mayo de 2009, falleció Mario Benedetti, poeta, dramaturgo y escritor uruguayo. Escribió numerosos libros, ensayos, poemas y artículos periodísticos. Repasamos algunas de sus mejores frases para recordarlo.


Mario Benedetti murió a los 88 años en Montevideo. Luchó contra una enfermedad pulmonar crónica que amenazó con llevárselo varias veces.

Su extensa obra lo llevo a ser galardonado en 1999 con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y en 2005 con el Internacional Menéndez Pelayo. Sus poesías fueron interpretadas por autores como Joan Manuel Serrat, Daniel Viglietti, Nacha Guevara, Luis Pastor o Pedro Guerra, y sus novelas más famosas llevadas al cine, como ‘La tregua’ (1974) o ‘Gracias por el fuego'(1985).

El uruguayo abordó casi todos los géneros literarios y fue uno de los máximos exponentes de la llamada generación uruguaya de 1945.

Aquí sus frases:

 

“No me tientes, que si nos tentamos no nos podremos olvidar”.

“Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor”.

“Que te quede bien claro. Donde acaba tu boca, ahí empieza la mía.

“El amor es una palabra, un pedacito de utopía. Es todo eso y mucho menos y mucho más. Es una isla, una borrasca, un lago quieto”.

“Fíjese que cuando sonríe se le forman unas comillas en cada extremo de su boca. Esa, su boca, es mi cita”.

“La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar”.

“Defender la alegría como una trinchera, defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias y las definitivas”.

“No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo”.

“Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”.

“Una confesión: la soledad ha dejado de herirme”.

“De dos peligros debe cuidarse el hombre nuevo: de la derecha cuando es diestra, de la izquierda cuando es siniestra”.

“Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos”.

“La mariposa recordará por siempre que fue gusano”.

“Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor”.

Fuente: Mitre