El Gobierno a través de la Cancillería expresó su consternación por las víctimas del tiroteo registrado a primera hora de la mañana en una escuela secundaria en Santa Fe (Texas, EE.UU.), que dejó diez muertos.


En el comunicado, la Cancillería expresa “sus condolencias y solidaridad con los familiares de los fallecidos en el luctuoso suceso y con las autoridades locales”.

Al mismo tiempo, el Gobierno del país suramericano “reitera su enérgico repudio a hechos de violencia, cualquiera sea la naturaleza de los mismos”.

El tiroteo registrado en la escuela de Santa Fe se saldó con por lo menos diez víctimas mortales y diez heridos de diversa consideración.

El presunto autor de la masacre, Dimitrios Pagourtzis, un estudiante de 17 años, asaltó su escuela con dos armas, un rifle y una pistola, para perpetrar el peor tiroteo sucedido en el país después del ocurrido el pasado 14 de febrero en un colegio de Parkland (Florida, EE.UU.), en el que fallecieron 17 personas.