Este martes se cumplen veinticinco años de que comenzó a celebrarse el "Día Internacional de la Biodiversidad". El convenio creado por la ONU (Organización de Naciones Unidas) y ratificado por 196 países, es una herramienta para la conservación de la diversidad biológica.


Este año el lema por el que se celebra esta fecha es: detener la pérdida de biodiversidad y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres y de agua dulce. Según datos de las Naciones Unidas, cada año desaparecen 13 millones de hectáreas de bosque y se degradan persistentemente zonas áridas, lo que ha provocado la desertificación de 3,600 millones de hectáreas.

“Entre 2010 y 2015, la pérdida neta anual de zonas forestales en todo el mundo fue menos de la mitad que en la década de 1990. La proporción de la superficie de tierra cubierta por bosques disminuyó del 31,6% en 1990 al 30,8% en 2010 y al 30,6% en 2015”, señala el informe Progresos en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017.