Descargar el Audio

Luis Ayala, abogado de Deini Molinas, esposa del jugador Iván González, manifestó que las publicaciones hechas por éste último sobre las supuestas infidelidades de ella fueron "para tapar los hechos de violencia" cometidos por él. "Acá hay un problema más grave detrás de todo esto, que son los hechos de violencia física y psicológica", resaltó.


Así mismo, señaló que la mujer está ahora segura con su madre, pero que necesita tratamiento psicológico ya que se encuentra consternada y shockeada. Añadió que ellos esperan que dentro del proceso judicial, el denunciado  sea sometido a exámenes psicológicos y psiquiátricos para determinar si padece de algún trastorno.

El caso: 

Según el abogado, en febrero de este año, Iván González Ferreira, su esposa, Deini Molinas y sus hijos viajaron a Ecuador ya que el jugador tiene contrato con un equipo de ese país. El jueves 17 de mayo él empieza el a acusarle a ella de una supuesta infidelidad con el arquero del club Guarani, Antonio Franco.

“Ella negó e inclusive el supuesto amante también negó el hecho. Él le empieza a pegar a su mujer y le dijo que la iba a pegar hasta que cuente la verdad”, contó el abogado. Siguiendo con el relato, Deini desmiente las acusaciones de González , él la golpea por la cara y la hace sentar en el piso, la patea en la pierna y en el brazo hasta que llegó el momento en que tiene que ir a la práctica en ese momento. “Él le dice que la va a dejar encerrada para que piense y le diga la verdad”, añadió.

De acuerdo a lo relatado, el jugador sale del departamento, la deja encerrada y ella le llama al portero por la línea baja para contarle los sucedido. “Le pide auxilio, el portero dice que no se anima porque es un tema delicado en Ecuador, entonces le pide mi cliente que le avise a la vecina de al lado”, dijo el jurista.

Además agregó que González le roba el teléfono a su señora ese día cuando la deja encerrada. “Él empieza a enviar mensajes a los grupo de WhatsApp, a su familia contando sobre la supuesta infidelidad”. También comentó que esa misma noche empiezan las publicaciones.

“Cuando ellos salen de Ecuador un juez de paz ya dictó una medida de protección por una denuncia planteada por la madre de ella, por la cual le prohíbe a Iván acercarse a su señora”, manifestó el letrado. A su vez contó que tenían miedo de que él tomara alguna represalia hacia ella y que por eso hicieron una llamada a funcionarios diplomáticos de Panamá porque iban a hacer escala allí. “Ellos la iban a acompañar hasta que tome otro vuelo”, dijo.

“Ellos en Panamá se suben al avión, como Iván se dio cuenta de que había acciones de protección hacia ella, él inventa dentro del avión que dos de los pasajeros le robaron el celular y empieza a armar escándalo”, acotó. Según el relato, le hacen bajar a las 3 personas y preguntan si tenían el celular, allí se dan cuenta de que González tenía su celular. “Es ahí donde él decide ya no subirse al avión, todo el escándalo armó para bajarse del avión y quedarse”, comentó el abogado.

Finalizando con el relato, el defensor contó que ella volvió a Paraguay con sus tres hijos y  se le da el diagnóstico. “Ella llega antes de ayer a las 4:15 de la mañana, los familiares ven que tiene lesiones en el cuerpo, en el Materno Infantil tenemos el diagnostico de las lesiones detalladas y también hizo la denuncia policial”, expresó.