Kiev, capital de Ucrania, acoge por primera vez la final de la Champions League. El Real Madrid se dispone a sumar su decimotercer título ante otro histórico del fútbol europeo como el Liverpool, que tiene cinco Copas de Europa.


 Alineaciones probables:
Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco; Bale y Cristiano Ronaldo.
Liverpool: Karius; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Henderson, Milner, Wijnaldum; Mané, Salah y Firmino.
Árbitro: Milorad Mazic (SRB).
Estadio: Olímpico de Kiev (Ucrania)
Hora: 14.45  hora paraguaya.
Así llega la plantilla del Real Madrid a la final
– Keylor Navas (10 partidos, 900 minutos, 28 paradas, 12 goles encajados)

Un año más tuvo que rendir escuchando el nombre de futuribles porteros para dinamitar la competencia y con uno a punto de llegar en el mercado invernal, Kepa. Llega a la final reforzado tras ser decisivo en momentos claves de la competición. De sus errores en la vuelta ante el Juventus y en el Allianz contra el Bayern, se levantó siendo decisivo para frenar al equipo alemán en el Bernabéu con paradas salvadoras.

– Kiko Casilla (2 partidos, 180 minutos, 2 paradas, 3 goles encajados)
Su presencia en la competición creció respecto a la pasada temporada por una lesión de Keylor Navas. Salió mal parado del partido clave de la fase de grupos, encajando tres goles en Wembley ante el Tottenham en un partido que relegaba al Real Madrid al segundo puesto y un camino más complejo hasta la final de Kiev. Ante el Apoel logró dejar su portería a cero.

– Luca Zidane (0 partidos, 0 minutos)
Su rol como tercer portero es claro y ya es suficiente premio integrar la primera plantilla en los entrenamientos para uno de los hijos de Zinedine Zidane, que llegó a debutar en la última jornada de Liga ante el Villarreal como premio a su trabajo de todo el año. En ‘Champions’ solo fue convocado cuando Keylor fue baja por lesión.

– Dani Carvajal (7 partidos, 607 minutos, 0 goles)
Llega de nuevo a la final tras sufrir otra lesión muscular en las semifinales, como le ocurrió antes de Cardiff. La intensidad del duelo del Allianz y su marcaje a Ribery le llevó al límite hasta romperse. El dueño del lateral derecho dejó a su equipo en problemas y acaba de reaparecer para aportar en la final su garra habitual encarando el marcaje de Salah.

– Achraf Hakimi (2 partidos, 180 minutos, 0 goles)
Fue suplente natural de Carvajal hasta que quedó marcado por la eliminación en Copa del Rey ante el Leganés en el Santiago Bernabéu. Desde entonces, ante la lesión del lateral derecho titular, Zidane no apostó por Achraf por su inexperiencia en grandes citas. Prefirió adaptar a Lucas Vázquez a la demarcación.

– Sergio Ramos (10 partidos, 900 minutos, 1 gol)
El capitán siempre sostuvo defensivamente al Real Madrid. Héroe en la conquista de la décima y undécima con sus tantos al Atlético de Madrid, buscará marcar en una tercera final de Liga de Campeones aunque su objetivo es encarar el reto de dejar la portería a cero. Ya marcó un tanto camino a Kiev, aunque su imagen se creció en los duelos grandes ante PSG, Juventus y Bayern. Un total de 86 balones recuperados y doce disparos bloqueados a rivales que evitaron tantos.

– Raphael Varane (10 partidos, 848 minutos, 0 goles)
Tras dar el salto a titular indiscutible tras la marcha de Pepe del Real Madrid, ha respondido con regularidad y ganando galones como pareja de Sergio Ramos. Se dosificó en otras competiciones para evitar sus problemas de lesiones, pero no en una Liga de Campeones en la que recuperó 69 balones explotando su velocidad y anticipación.

– Nacho Fernández (7 partidos, 542 minutos, 1 gol)
Por momentos de la temporada fue el defensa que más minutos jugaba de la plantilla, pero la primera lesión de su carrera, un percance muscular, le marcó en el momento clave. Reapareció en semifinales, jugando minutos para ganar ritmo. Antes tuvo continuidad siendo el mejor comodín de Zidane. Marcó un tanto al Apoel.

– Jesús Vallejo (1 partido, 90 minutos, 0 goles)
Su primera aventura en la competición de mayor prestigio a nivel de clubes le dejó poco protagonismo. Un solo partido pero en un momento clave por la sanción de Ramos en la vuelta de cuartos de final y la baja de Nacho por lesión. Los tres goles que marcó el equipo italiano mostraron que le falta crecimiento para las grandes citas.

– Marcelo (10 partidos, 868 minutos, 3 goles)
Un tanto en cada eliminatoria del segundo capitán hicieron crecer aún más la importancia del brasileño, especialmente el marcado en Múnich en la ida de semifinales cuando el Real Madrid comenzó perdiendo. Un total de 42 recuperaciones defensivas plasman su labor defensiva. De su frescura ofensiva dependió la salud del equipo de Zidane.

– Theo Hernández (3 partidos, 131 minutos, 0 goles)
Su presencia dio descanso a Marcelo en momentos puntuales, pero Zidane redujo su participación a lo mínimo.

– Casemiro (737 minutos, 8 partidos, 1 gol, 2 asistencias)
Se perdió cuatro partidos en el camino a Cardiff y el Real Madrid notó la pérdida de equilibrio sin el brasileño en el campo. Rozó la expulsión ante el Bayern Múnich y el Atlético de Madrid, en partidos duros en los que emergió su figura en la batalla del centro del campo. Tendrá un papel clave en la final, con un ojo a la movilidad de Dybala, a las coberturas a sus laterales, mientras aporta músculo en su pulso con Khedira.

– Marcos Llorente (1 partido, 21 minutos, 0 goles)
Sin relevancia ni oportunidades. La Liga de Campeones no fue la competición en la que Zidane le concedió minutos para dar descanso a Casemiro.

– Toni Kroos (11 partidos, 662 minutos, 0 goles)
Nuevamente fue clave en el centro del campo, con un desgaste de 110 kilómetros hasta la final, los mismos que el pasado curso y con un partido menos, suplente en la vuelta ante el PSG en París. Dio una asistencia de gol, recuperó un total de 30 balones y tuvo un acierto en el pase del 94% (766 de 811).

– Luka Modric (10 partidos, 868 minutos, 1 gol)
El faro del fútbol del Real Madrid dejó un 89% de acierto en los pases, pese a ser muchos de ellos en zonas de tres cuartos, una asistencia de gol y un desgaste de 95 kilómetros en los diez partidos que jugó. Le sumó este curso un gol, preparado para un papel clave en la final para romper líneas del Liverpool.

– Mateo Kovacic (257 minutos, 7 partidos, 0 goles)
Desempeñó el papel de suplente que siempre cumple cuando tuvo minutos y el premio de Zidane le llegó con la titularidad en dos partidos claves, las vueltas de octavos y semifinales ante PSG y Bayern. Dejó un 82% de acierto en sus pases y una asistencia de gol en sus incorporaciones al ataque.

– Dani Ceballos (4 partidos, 82 minutos, 0 goles)
No tuvo protagonismo en su primera participación en Liga de Campeones, apariciones esporádicas y sin relevancia en los cuatro partidos que disputó.

– Isco Alarcón (10 partidos, 675 minutos, 0 goles)
Dobló los minutos disputados respecto a la pasada edición, con galones entregados por Zidane y un sistema con cuatro centrocampistas que le beneficia al disfrutar de libertad de movimiento. Es la primera ‘Champions’ en la que recibe papel estelar hasta caer lesionado en la ida de semifinales en el Allianz, cuando sufrió un esguince de hombro. Su brillantez con el balón la plasma el 90% de acierto, 563 de 621, jugando en la zona donde la visión daña al rival. Repartió dos asistencias de gol.

– Marco Asensio (11 partidos, 473 minutos, 1 gol)
Desde la segunda unidad pasó a tener un papel trascendental en el camino a la final junto a Lucas Vázquez, los agitadores de cada partido decisivo desde que en la ida de octavos ante el PSG entraron al campo para dar el triunfo. Marcó en Kiev para remontar al Bayern y firmó partidos que confirman su crecimiento sin techo. Una asistencia y 90% de acierto en el pase.

– Lucas Vázquez (10 partidos, 544 minutos, 1 gol)
Su participación ha sido una de las claves del éxito. Fue el jugador que recibió el penalti que decidió la eliminatoria ante el Juventus cuando el Real Madrid estuvo más cerca del abismo. Después de ver como le igualaban tres goles de ventaja, apareció en la zona clave en el último segundo del partido para ser derribado por Benatia. Siempre aportó vértigo al juego madridista y dio dos pases de gol a sus compañeros además de marcar un tanto. Las necesidades provocaron que tuviese que acabar en Múnich de lateral, ante Ribery, al que secó en la vuelta en el Bernabéu.

– Gareth Bale (6 partidos, 267 minutos, 1 gol)
En su final soñada, en Cardiff, rebajó su protagonismo con su suplencia. Era el aviso de lo que le esperaba en la presente edición, en la que jugó la mitad que el pasado curso, dejó de ser intocable y tras recuperarse de una nueva lesión de sóleo cambió el trato de Zidane. En las eliminatorias pasó a un papel menor, titular en solo un partido de los seis, contra la Juve en el Bernabéu y tan solo duró 45 minutos sobre el césped.

– Cristiano Ronaldo (12 partidos, 1.080 minutos, 15 goles)
El único jugador del Real Madrid que participó en todos los partidos del torneo, insaciable en su hambre y con datos demoledores. Autor de quince tantos, la mitad de los de su equipo en la presente edición, y a dos goles de su propio récord. Extendió una racha de once partidos en Liga de Campeones marcando al anotar en todos los partidos hasta las semifinales, cuando frenó su registro ante el Bayern. Será por sexta temporada consecutiva máximo goleador. Es el único futbolista que ha marcado en tres finales y buscará hacerlo en una cuarta. Esta temporada se convirtió en el segundo futbolista con más partidos en ‘Champions’, con 152, ya solo detrás de Iker Casillas (167).

– Karim Benzema (8 partidos, 511 minutos, 4 goles)
Rebajó su protagonismo respecto a Ligas de Campeones pasadas, la competición en la que mejor media goleadora promedia, hasta que llegó la vuelta de las semifinales y dio el pase a la final con su doblete al Bayern. Su irregularidad en la temporada y el bajo acierto rematador provocó que se quedase en el banquillo en la vuelta ante el Juventus o en el Allianz. Ninguna asistencia de gol pero cuatro tantos de catorce disparos.

– Borja Mayoral (4 partidos, 141 minutos, 1 gol)
Su rol en el equipo ha sido de ‘actor secundario’, pero aprovechó siempre los minutos que le concedió Zidane. En Liga de Campeones disfrutó de una titularidad y respondió con un gol al Borussia Dortmund.

Así llega la plantilla del Liverpool a la final

– Loris Karius (12 partidos, 1.080 minutos, 22 paradas, 13 goles encajados).

El guardameta germano ha disipado las dudas de la temporada pasada y se ha asentado como el titular en la portería de los de Anfield. Jürgen Klopp apostó por él a comienzos de curso y ha respondido, relegando al banquillo al belga Simon Mignolet, inquilino titular en los últimos años. Llegó a Anfield después de ser el segundo mejor arquero de la Bundesliga.

– Simon Mignolet (2 partidos en la fase previa, 5 paradas, 3 goles encajados).

Comenzó siendo titular en la fase previa y defendió la portería de los ‘Reds’ en los dos encuentros ante el Hoffenheim. Los tres goles encajados no terminaron de convencer a Klopp, quien se decantó por Karius en la fase de grupos. El buen momento del guardameta germano lo han relegado al banquillo y todo apunta a que saldrá en verano.

– Danny Ward (0 partidos, 0 minutos).

Jürgen Klopp trabajó con tres guardametas, siendo el galés Ward el tercero en discordia. Entrenó con sus compañeros y viajó a los partidos, aunque no llegó a vestirse de corto.

– Nathan Clyne (2 partidos, 10 minutos, 0 goles).

El titular habitual los últimos años acarreó durante el curso 2017/2018 una lesión en la espalda que le impidió jugar hasta el mes de marzo. Clyne no fue inscrito para la fase de grupos pero sí para las rondas posteriores. Jugó nueve minutos en la vuelta de cuartos de final ante el Manchester City (1-2) y un minuto en la vuelta de semifinales en Roma (4-2).

– Trent Alexander-Arnold (9 partidos, 730 minutos, 1 gol – 2 partidos en la fase previa, 155 minutos, 1 gol).

Una de las revelaciones de la temporada a orillas del río Mersey. El canterano ha aprovechado a la perfección la ausencia de Clyne y se ha convertido en titular indiscutible en el lateral derecho. Brilló en la fase previa e, incluso, vio portería ante el Hoffenheim. Gareth Southgate, seleccionador absoluto inglés, ha aprovechado el excelso año de Alexander-Arnold (19 años) y lo ha incluido en la convocatoria para la Copa del Mundo de Rusia.

– Joe Gomez (5 partidos, 371 minutos, 0 goles – 1 partido en la fase previa, 25 minutos, 0 goles).

Otra de las buenas noticias de la temporada en Anfield. Gomez, de 20 años, se recuperó de una rotura del ligamento cruzado que le obligó a perderse el curso anterior y se hizo un hueco en la primera plantilla. Lateral derecho o defensa central, alternó la titularidad con Alexander-Arnold hasta que una lesión en marzo le hizo despedirse del curso y del Mundial.

– Virgil van Dijk (5 partidos, 450 minutos, 0 goles).

Llegó a Anfield en el mercado de fichajes de invierno por 75 millones de libras procedente del Southampton. El central internacional holandés era la pieza que necesitaba el Liverpool para afianzar una defensa hasta entonces dubitativa. Su presencia se ha hecho notar en la Champions, en la que sólo se perdió -por descanso y con la eliminatoria decidida- el partido de vuelta de octavos de final contra el Oporto.

– Dejan Lovren (11 partidos, 960 minutos, 0 goles – 2 partidos en la fase previa, 180 minutos, 0 goles).

Un fijo para Jürgen Klopp. El central croata es uno de los puntales de la defensa y alguien que ha crecido desde la llegada de Van Dijk. Fue titular en la ronda previa ante el Hoffenheim y sólo perdió uno de los 12 partidos de los ‘Reds’ desde la fase de grupos hasta la final.

– Ragnar Klavan (7 partidos, 297 minutos, 0 goles – 1 partido en la fase previa, 2 minutos, 0 goles).

Inició la temporada como tercer o cuarto central, y perdió relevancia desde la llegada de Van Dijk en enero. El estonio ha sido empleado, sobre todo, en los instantes finales de los partidos, cuando Klopp buscaba mantener un resultado o perder tiempo. Con la baja del zaguero Joël Matip por lesión subió un escalón en la lista, aunque tampoco ha gozado de muchos de minutos.

– Joël Matip (6 partidos, 465 minutos, 0 goles – 2 partidos en la fase previa, 180 minutos, 0 goles).

El principal perjudicado tras el multimillonario fichaje de Van Dijk. El internacional camerunés era un fijo en el corazón de la zaga junto a Lovren, pero primero Van Dijk y luego una inoportuna lesión muscular lo apartaron del equipo. En abril se confirmó que tenía que pasar por el quirófano y que decía definitivamente adiós a la temporada.

– Alberto Moreno (8 partidos, 563 minutos, 0 goles – 2 partidos en la fase previa, 180 minutos, 0 goles)

Ha ido de más a menos y ha sido el principal perjudicado por la eclosión del joven Andy Robertson. Moreno fue el elegido por Klopp en la fase previa contra el Hoffenheim y en los seis partidos de la fase de grupos. Desapareció a partir de octavos de final y apenas se le ha visto. Ha conseguido tres asistencias en la presente edición de la Champions.

– Andy Robertson (5 partidos, 450 minutos, 0 goles)

Fichado el pasado verano procedente del Hull City por cerca de ocho millones de libras, el lateral izquierdo escocés tardó en hacerse con la titularidad, pero en cuanto la consiguió no la soltó. Sólo se perdió un partido desde febrero, el de vuelta de octavos de final frente al Oporto, en el que Klopp le dio descanso con la eliminatoria decidida.

– James Milner (10 partidos, 791 minutos, 0 goles – 2 partidos en la fase previa, 47 minutos, 0 goles).

El segundo capitán de los ‘Reds’ no ha visto portería en la presente edición de la Champions League, pero ha regalado los goles que no ha marcado. Con nueve asistencias, Milner ha batido el récord de mayor número de pases de gol en una sola edición, que ostentaban Wayne Rooney y Neymar, con ocho.

– Georginio Wijnaldum (11 partidos, 760 minutos, 1 gol – 2 partidos en la fase previa, 180 minutos, 0 goles).

Arrancó la campaña como titular en los dos partidos de la fase previa, se estancó ligeramente en la fase de grupos y volvió al once inicial en las rondas finales, en parte por las lesiones de sus compañeros. Las ausencias de dos titulares habituales como Alex Oxlade-Chamberlain y Emre Can le abrieron de par en par las puertas del XI. Marcó un gol decisivo en el partido de vuelta de semifinales en Roma.

– Jordan Henderson (9 partidos, 778 minutos, 0 goles – 2 partidos en la fase previa, 153 minutos, 0 goles).

El capitán es el primer nombre que escribe Klopp en el once inicial. Henderson ha adquirido esta temporada los galones que le exigían y se ha convertido en una pieza fundamental en el centro del campo de los ‘Reds’. Da equilibrio, salida de balón y la pausa necesaria al vertiginoso juego del Liverpool. Los tres partidos que se ha perdido han sido por descanso o por sanción.

– Emre Can (7 partidos, 526 minutos, 1 gol – 2 partidos en la fase previa, 160 minutos, 2 goles).

Arrancó de titular en el centro del campo -con dos goles incluidos en la fase previa contra el Hoffenheim- y fue pieza clave en la fase de grupos. Sin embargo, una aparatosa lesión de espalda en marzo le obligó a pasar por el quirófano y a decir adiós a la temporada. Se rumorea que podría forzar y llegar a la final. Can termina contrato a final de temporada y todo apunta a que dejará Anfield.

– Alex Oxlade-Chamberlain (7 partidos, 320 minutos, 2 goles).

Llegó a orillas del río Mersey el 31 de agosto, el último día de fichajes en verano, procedente del Arsenal por 35 millones de libras. Después de un arranque titubeante, el internacional inglés aprovechó la ausencia por lesión de Can y se hizo con un hueco en la línea de volantes. Fue titular, e incluso marcó un tanto en la goleada 3-0 sobre el Manchester City en la ida de cuartos de final. Sin embargo, una inoportuna lesión de rodilla en la ida de ‘semis’ frente al Roma le obligó a pasar el quirófano y puso fin a su año.

– Adam Lallana (1 partido, 90 minutos, 0 goles).

Otro de los muchos centrocampistas del Liverpool que ha sido castigado por las lesiones esta temporada. El internacional inglés, un fijo el pasado curso, apenas ha tenido relevancia y sólo se ha vestido una vez de corto, en el duelo de vuelta de octavos de final contra el Oporto. Ha ido convocado en varios partidos, pero no ha llegado a jugar.

– Sadio Mané (10 partidos, 850 minutos, 9 goles – 2 partidos en la fase previa, 177 minutos, 0 goles).

La tercera parte de un trío de excepción en la punta de ataque del Liverpool. Mané es la ‘M’ de la conocida ‘MSF’. El futbolista senegalés suma nueve goles esta temporada en la máxima competición continental, uno menos que sus compañeros Roberto Firmino y Mohamed Salah. No vio portería hasta el cuarto encuentro de la fase de grupos, en el 3-3 ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Pieza clave, con un ‘hat trick’, en el 0-5 sobre el Oporto en la ida de octavos.

– Roberto Firmino (12 partidos, 966 minutos, 10 goles – 2 partidos en la fase previa, 174 minutos, 1 gol).

Junto a Mo Salah, el único futbolista de los ‘Reds’ en ser titular en los 12 encuentros de la Liga de Campeones y en los dos de la fase previa. El brasileño es el segundo máximo artillero de la competición, con 10 goles -empatado con Salah-, y el segundo máximo asistente, con siete pases de gol.

– Mohamed Salah (12 partidos, 899 minutos, 10 goles – 2 partidos en la fase previa, 180 minutos, 1 gol).

Probablemente, el futbolista más destacado del Liverpool en la máxima competición continental. Salah se ha convertido en el referente del equipo desde su llegada a Anfield el pasado verano procedente del Roma. Suma 10 goles y cinco asistencias en la temporada, en la que ha formado un tridente a la altura de muy pocos en el mundo con Firmino y Mané. Pieza clave en las eliminatorias de cuartos de final ante el Manchester City -2 tantos- y de cuartos contra el Roma -2 goles-.

– Dominic Solanke (3 partidos, 36 minutos, 0 goles – 1 partido en la fase previa, 6 minutos, 0 goles).

El excelso rendimiento de la ‘MSF’ ha cerrado las puertas de la titularidad a cualquier otro atacante de la primera plantilla de los ‘Reds’. El joven Solanke, de 20 años, ha sido uno de los damnificados, y este curso ha tenido una participación testimonial.

– Danny Ings (4 partidos, 54 minutos, 0 goles).

En una situación similar a la de Solanke está Ings. También opacado por los Salah, Firmino y Mané, el ariete inglés, en su primera temporada en forma tras pasar dos veces por el quirófano y estar más de 15 meses fuera, apenas ha tenido relevancia y su participación ha sido, cuanto menos, esporádica.

(+) Philippe Coutinho (5 partidos, 347 minutos, 5 goles)

El mediapunta brasileño dejó Anfield durante el mercado de traspasos de enero y recaló en el Barcelona. Al haber jugado con los ‘Reds’ en la fase de grupos no pudo vestirse de corto con su equipo, por lo que, si sus excompañeros derrotan al Real Madrid en Kiev, podría recibir una medalla de campeón. Marcó cinco goles -uno frente al Spartak Mocú, otro contra el Maribor y tres en el duelo de vuelta ante el equipo moscovita- y dio una asistencia.