El Mercosur, integrado por Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina, cree que existe "la posibilidad de cerrar algunos capítulos importantes" durante la ronda de negociación con la Unión Europea (UE) que se desarrollará entre el 4 y el 8 de junio en Montevideo (Uruguay).


Los temas que ambos bloques volverán a poner sobre la mesa se centrarán en el sector automotor, el agrícola, cuestiones de propiedad intelectual, indicación geográfica o medidas fitosanitarias, avanzó hoy el negociador y viceministro de Relaciones Económicas e Integración de Paraguay, Luis Fernando Avalos.

El negociador paraguayo señaló a los periodistas que tras el último encuentro en Bruselas (Bélgica) ambas partes salieron “muy optimistas” y con intención de acercarse “lo más posible al cierre del acuerdo”.

“Esta vez, en Montevideo, vamos a tratar capítulos que todavía tienen temas pendientes, pero el hecho de que abordemos en total siete u ocho capítulos significa que estamos ambas partes con una idea de cerrar el acuerdo lo antes posible”, apuntó Ávalos.

Las conversaciones sobre el sector automotor serán uno de los puntos que se debatirán en la reunión de Uruguay, tras las últimas ofertas presentadas por el bloque latinoamericano.

Ávalos no precisó las condiciones del Mercosur en el tema automotor por considerarlas “un poco sensible”, pero subrayó que buscan “mantener el ritmo de crecimiento y de desarrollo del sector dentro del Mercosur”.

Los puntos presentados por el bloque sudamericano incluyen también las autopartes, de especial interés para la región pero, en particular, para Brasil.

La Comisión Europea (CE) solicitó este martes “un esfuerzo considerable” por parte del Mercosur durante las negociaciones de Montevideo, ya que todavía “hay trabajo por hacer en los temas más notables”.

Los negociadores europeos llegarán a la capital uruguaya “comprometidos a lograr progresos”, una ambición compartida por su contraparte sudamericana.

“Esperamos que el (encuentro) de Montevideo sea el último, pero puede haber más todavía, aunque lo importante es que estamos bastante próximos el uno del otro”, manifestó Ávalos, quien agregó que Paraguay mantiene “intacto” el optimismo por firmar el acuerdo de asociación comercial con la UE bajo su presidencia pro témpore.

No obstante, Paraguay cederá el testigo a Uruguay el próximo 18 de junio, por lo que el tiempo apremia para que en Asunción vean cumplido su anhelo.

La elección de Montevideo para la próxima ronda negociadora se debe, según Ávalos, a cuestiones organizativas, ya que Paraguay se encuentra preparando la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur para traspasar su presidencia semestral.

“Preferimos Montevideo porque era un lugar que todavía no hemos explorado y agradecemos el gesto de Uruguay, que se va a encargar de algunos aspectos y costos del evento. Nos dijo la negociadora europea (Cecilia Malmström) que jamás estuvo en Montevideo y nos pareció más atractivo todavía”, añadió.

Las conversaciones entre la UE y Mercosur exceden ya de los plazos marcados, que veían factible la firma antes de finales de 2017, pero, a pesar de la demora, los negociadores sostienen que no se han fijado límites, si bien la vista está puesta en las elecciones de Brasil de octubre de 2018 y las de la UE en mayo de 2019.

“No hay un plazo tope que se diga, como en algunas negociaciones, si no se cierra hoy, no se cierra más (…). No queremos darnos ese tipo de ultimátum”, puntualizó Ávalos.

La UE y el Mercosur negocian un acuerdo comercial desde 1999, si bien las negociaciones estuvieron completamente bloqueadas entre 2004 y 2010 y solo se retomaron de nuevo en 2016.

Fuente: EFE