Con la llegada del frío y el cambio climático propio de esta temporada invernal, se ha registrado un aumento significativo en las consultas por enfermedades respiratorias en el Servicio de Pediatría del Hospital de Clínicas, según informó la institución.


La jefa de turno de guardia de Urgencias de la Cátedra y Servicio de Pediatría, doctora Viviana Sotomayor, refirió que los niños son los más afectados con casos de cuadros respiratorios, principalmente bronquiolitis y neumonía en los pacientes más pequeños; en tanto predominan los casos de cuadros obstructivos pulmonares en aquellos niños mayores.

“En menores de un año vemos muchos casos de bronquiolitis a  causa del virus sincicial respiratorio (VSR) que es el más frecuente, pero también se observan rinovirus y muchos casos de influenza y en los mayores muchos cuadros asmáticos y de neumonía con crisis bronquiales”, expresó.

El aumento de casos –según explicó- se debe mayormente al cambio brusco del clima y a las bajas temperaturas registradas, a un mayor circulante del virus y debido a que las enfermedades respiratorias son de alto nivel de contagio, los niños las contraen en las guarderías o escuelas; por lo que se va formando un círculo donde todos son susceptibles al contagio. Otro punto a tener en cuenta es que, en muchas ocasiones no se siguen correctamente las indicaciones médicas, por lo que en muchos casos se requiere de internación a causa de una gripe mal curada.

Para ello la recomendación más importante como medida preventiva es la inmunización, vacunarse contra la influenza, el lavado de manos constante, la utilización de tapabocas y para aquellos que presentan síntomas de gripes es la de acudir al hospital o centro de salud más cercano, así como también el reposo y evitar el contacto con otras personas de modo a no propagar el virus.

“La vacuna previene la peor versión de la influenza, previene las complicaciones y hasta la muerte; por eso es de suma importancia su aplicación “, dijo la doctora.

Hizo hincapié en los signos de alarma que se deben tener en cuenta como ser fiebre alta y persistente, mucha tos al punto de provocar vómitos o cese de respiración que puede hacer que el enfermo se ponga de una coloración azulada, en estos casos se debe acudir al servicio de urgencia pediátrica.

Se refirió además al abrigo adecuado de los niños en los días de bajas temperaturas, no dejando que sufran el frio y si es necesario con gorritos y guantes, sobre todo a los bebés, que pierden calor en la cabecita y las manos; pero así también evitando sobre abrigarlos, ya que el exceso de abrigo puede traducirse en una falsa fiebre.

En cuanto a los métodos de calefacción, indicó que se pueden usar estufas en la casa, siempre que estén en un lugar seguro fuera del alcance de los niños y en lo que respecta a braseros, éstos están terminantemente prohibidos. “Los niños no deben estar en un ambiente que tenga brasero porque pueden sufrir de intoxicación por monóxido de carbono, el cual que puede llevar a la muerte”.

Fuente: Agencia IP