Consejos para calefaccionar tu casa en la temporada invernal con los equipos frío-calor. ¿Cuál es la temperatura recomendable? ¿Es conveniente dejarlo encendido todo el día? ¿Hay que aumentar los grados por las noches?


Para no sufrir del frío del invierno y pasarlo en un ambiente cálido y utilizar la mejor tecnología sin dejar de lado el cuidado del medio ambiente, te brindamos algunos consejos para tener en cuenta a la hora de calefaccionar el hogar y utilizarlo en forma adecuada para climatizar el ambiente.

Al adquirir un equipo es recomendable elegir equipos de bajo consumo. La etiqueta energética que dice clase A indica que consumen menos energía que las clases B o C. Recurrir a los especialistas: son ellos  los que conocen  la potencia ideal del equipo que debemos instalar, encontrarán la mejor ubicación bien ventilada y los instalarán con personal debidamente matriculado.

* Para utilizar en forma correcta el termostato, se recomienda colocarlo entre 20 y 22°C durante el día y entre 16 y 18°C durante la noche (Modo Calor). Por cada grado que se suba en el termostato, el consumo aumenta un 8%.

* Programar el termostato. Si no se está en casa durante el día y se llega, por ejemplo, a las 18:00 horas, hay encender el equipo a las 17:00 para que se templen las superficies frías.

* Colocar el deflector de aire en posición vertical (hacia abajo) ayuda a evitar que el aire caliente permanezca estratificado en la parte superior de la habitación. El aire caliente tiende naturalmente a subir.

* Apelar a la función «sleep» (dormir). La misma baja la temperatura a mantener por el equipo a medida que transcurre la noche. Esta función se utiliza sobre todo cuando mantenemos temperaturas altas antes de irnos a dormir.

* Si se coloca el termostato al máximo cuando encendemos el equipo, no es verdad que el calentamiento se producirá en menos tiempo. Lo que indefectiblemente sucederá es que olvidemos que lo pusimos tan alto y desperdiciemos energía. Muchos equipos cuentan con la función «power» (potencia) que aumenta la velocidad el ventilador para la calefacción rápida pero que automáticamente se desconecta transcurrido un lapso de tiempo.

* Es importante mantener las puertas cerradas para que el aire caliente no se desperdicie en pasillos o habitaciones que no se utilizan y cuidar que las ventanas estén bien cerradas para que el aire frío no entre.

* Utilizar trucos que no consumen energía para mantener la sensación de calidez. Por ejemplo, subir las persianas y abrir las cortinas de ventanas con orientación norte y oeste permite la entrada del calor del sol, disminuyendo la utilización de los equipos de acondicionamiento del aire.

* Ventilar las habitaciones no más de diez minutos y, siempre que se pueda, al mediodía.

* El mantenimiento de los equipos aumenta su vida útil pero también ahorra energía. Limpiar los filtros de airs cada dos meses y la serpentina exterior una vez al año, antes que comiencen las bajas temperaturas.

Fuente: Trane