La vicepresidenta, Rosario Murillo, señaló hoy que el deseo de los nicaragüenses es la paz, la tranquilidad y el trabajo frente al odio y la violencia desatada por la crisis sociopolítica que ha dejado más de un centenar de muertos en Nicaragua.


La vicepresidenta nicaragüense Rosario Murillo

“Aquí estamos comprometidos con ustedes en la voluntad, el deseo, la aspiración de paz, de tranquilidad y sobre todo en la búsqueda de afianzar ese derecho, porque es un derecho humano esencial, la paz, la vida, el respeto a la vida, el respeto al derecho de trabajar”, señaló Murillo, y agregó que desea que no se produzcan más pérdidas humanas.

El Gobierno de Daniel Ortega, que cuenta ya con 11 años en el poder, responsabiliza de la “violencia delincuencial” que azota al país desde abril pasado a “grupos políticos de oposición con agendas políticas específicas”, y niega la existencia de “fuerzas de choque ni grupos paramilitares afines al Gobierno”, que son señaladas por los manifestantes como los autores de las muertes en las protestas.

Murillo mostró su convencimiento en que la fe y el bien prevalecerán sobre el odio para alcanzar el perdón y la reconciliación, y volvió a abogar por el diálogo entre las partes para superar la crisis sociopolítica que azota el país.

“Todos queremos la paz, queremos el diálogo y queremos trabajar juntos, escucharnos, discutir todos los temas porque para todo hay solución, solo para la muerte no hay solución, entonces evitemos más sufrimiento, evitemos más muertes, evitemos más dolor, no a la muerte, no a la destrucción, no a la violencia”, concluyó.

El diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia -que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos-, fue congelado poco después de haberse instalado y tras la propuesta de los sectores civiles de adelantar las elecciones como salida a la crisis, lo que el Gobierno tildó de “golpe de Estado”.

Nicaragua cumple hoy 48 días de una crisis sociopolítica que ha dejado más de 108 muertos durante protestas contra Ortega, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elevó este lunes a 127 el número de personas que han muerto en Nicaragua desde que el 18 de abril se iniciaran las protestas contra Ortega.

Fuente: EFE