Senadores argentinos acordaron hoy alargar el plazo para debatir si se despoja de sus fueros a la expresidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner, luego de que un juez lo solicitara el pasado 7 de diciembre para que sea detenida por presunto encubrimiento de sospechosos de terrorismo iraníes.


El oficialismo había convocado a los representantes de todos los grupos parlamentarios a una reunión de Labor Parlamentaria para resolver el modo de cómputo de días previsto para el tratamiento de la solicitud judicial, ya que se dudaba si el plazo establecido en la Ley de Fueros -180 días desde que el juez hace la solicitud- debía contabilizarse como días hábiles o naturales.

Finalmente, los representantes de los bloques políticos en la Cámara Alta se pusieron de acuerdo en que ese plazo corre desde el 21 de marzo, que fue cuando se constituyó la Comisión de Asuntos Constitucionales -que es a la que corresponde iniciar el debate del desafuero-, y que hasta ahora no debatió todavía sobre el asunto.

En el caso de no haber llegado a una “interpretación común” sobre la fecha de votación el desafuero, el gobernante Cambiemos había citado a una sesión especial en el pleno del Senado para esta tarde, que finalmente no se realizará.

“Estamos trabajando sobre un pedido de desafuero que hizo el juez, que fue apelado por la expresidenta y ratificado por la Cámara de Apelaciones”, explicó a las puertas del Congreso el senador oficialista Humberto Schiavoni.

Por su parte, Marcelo Fuentes, presidente del bloque que integra la expresidenta, consideró que la iniciativa de debatir hoy “es una reacción de enojo (del oficialismo) para tratar de molestar a la senadora Fernández”.

Para el peronismo kirchnerista, el impulso que ha hecho Cambiemos para tratar el tema se debe a una “represalia” por la victoria obtenida por la oposición en la misma Cámara la pasada semana, cuando el peronismo logró aprobar una ley que frena los aumentos en las tarifas de la electricidad, el gas y la luz dictados por el Gobierno.

“Cuando la gente está preocupada en cómo llega a fin de mes, estamos discutiendo hoy si los días son hábiles o no, no es serio esto”, remarcó Fuentes, que aseveró que la sesión especial “nunca se iba a hacer” porque el oficialismo no cuenta con los escaños que se requieren para iniciar el debate en el pleno.

Hace seis meses, el juez federal Claudio Bonadio dictó el procesamiento y la prisión preventiva (que no puede hacerse efectiva por su condición de senadora) de la exmandataria, al considerar que el memorándum que Argentina firmó con Irán en 2013 para juzgar de manera conjunta el atentado a la mutua judía AMIA de Buenos Aires en 1994 tenía como finalidad proteger a los sospechosos de ese país.

Bonadio pidió entonces que el Senado -en el que ningún grupo tiene mayoría absoluta- despoje de sus fueros a la exmandataria, algo sobre lo que no ha habido avances desde entonces.

Además, el tema volvió a cobrar actualidad después de que el pasado viernes la Justicia resolviera que la muerte del fiscal Alberto Nisman en 2015 -que fue quien denunció a Fernández y a varios de sus colaboradores cuatro días antes de aparecer con un tiro en la cabeza- fue un homicidio perpetrado como consecuencia de su denuncia.

Hasta ahora, todo apunta a que el desafuero no podrá prosperar, ya que el Partido Justicialista, fuerza tradicional peronista con gran representación en la Cámara, ya adelantó que no acompañará el pedido por no existir sobre la ex jefa de Estado una sentencia judicial. EFE