El papa Francisco aseguró que en la Iglesia católica "no hay patrones y obreros" y que todos tienen que estar involucrados por igual, durante la catequesis de la audiencia general celebrada en la plaza de San Pedro.


“La Iglesia somos todos: no hay patrones y obreros”, exclamó Francisco que prosiguió afirmando que la misión de la Iglesia en el mundo procede a través del aporte de todos los que forman parte.

Y agregó que aunque “alguno piensa que en la Iglesia hay amos, es decir los obispos, el papa, los sacerdotes… y luego obreros, que son los demás, esto no es así, porque la Iglesia somos todos”.

“Todos tenemos la responsabilidad de santificarnos los unos a los otros, de cuidar de los demás”, explicó.

Francisco también criticó que después de salir de misa, los católicos -dijo- “salimos y comenzamos a hablar mal de los otros, a sacar ‘el cuero’ a los demás”.

“Comienzan las habladurías, y las habladurías son guerras”. “Si hemos recibido el signo de la paz con la fuerza del Espíritu Santo, debemos ser hombres y mujeres de paz y no ir por allí destruyendo con la lengua la paz que ha hecho el Espíritu”, lamentó.

Y exclamó: “¡Pobre Espíritu Santo! ¡El trabajo que tiene con nosotros, con esta costumbre de las habladurías!”

E instó a los fieles a acabar “con las habladurías”, que “destruyen lo que hace Dios”.

Fuente: EFE