La madre de un policía asesinado este jueves en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, María José Fontes, murió después de enterarse de la noticia de la muerte de su hijo y de tener que reconocer su cuerpo, informaron fuentes oficiales.


Fontes, madre del sargento Douglas Fontes Caluete, de 35 años, se sintió mal después del reconocimiento del cadáver de su hijo por lo que fue llevada al hospital donde poco después murió por causas aún desconocidas.

De acuerdo con fuentes policiales, el sargento Fontes Caluete fue víctima de un intento de asalto, junto con otros dos policías, en Gramacho, un barrio del municipio de Duque de Caxias en la Baixada Fluminense, una de las zonas de la región metropolitana de Río más castigadas por la violencia.

Con la muerte del sargento se elevó a 54 el número de policías asesinados en la que va del año en Río de Janeiro, estado brasileño en que el presidente Michel Temer ordenó en febrero pasado una intervención militar en el área de seguridad, para intentar frenar la ola de violencia que lo azota desde la celebración de los Juegos Olímpicos en 2016 y que dejó 6.731 muertes tan sólo el año pasado. EFE