El fiscal brasileño de la macrocausa conocida como "Lava Jato", Deltan Dallagnol, afirmó hoy que la colaboración de la constructora Odebrecht con la Justicia podría suponer un "big bang" que comenzara a destapar la corrupción en Argentina, como ya lo hizo en su país.


El fiscal brasileño del caso "Lava Jato", Deltan Dallagno.

En una comparecencia en Buenos Aires organizada por el Ministerio de Justicia argentino, Dallagnol opinó que las dos naciones comparten la misma enfermedad, un tipo de corrupción específico de un “capitalismo de amigos”, en el que “gran parte de la élite política y económica se asocian para intercambiar beneficios económicos en perjuicio de toda la sociedad.

Tras haber declarado en anteriores ocasiones que Brasil podría empezar a cooperar con la nación vecina cuando esta garantice los beneficios concedidos en su país a los delatores, algo que no ve lejos de alcanzarse, el jurista aseveró que la información que aportase la multinacional Odebrecht -con la que existe un convenio de cooperación- podría ser “también en Argentina un ‘big bang'”.

Dallagnol hizo hincapié en la idea de que la corrupción existente en ambos países sudamericanos es muy similar, por lo que “aquello que se encuentre en Brasil se puede reproducir en Argentina en mayor o menor grado”.

Acerca del “Lava Jato”, el mayor caso de corrupción en Brasil, Dallagnol expuso que las investigaciones demostraron que “la corrupción se volvió sistemática”, ya que las 16 mayores constructoras del país se agruparon en “cárteles” que se aliaron con políticos, de modo que cada vez que había una adjudicación pública los empresarios “ya sabían a quién pagar y cuál era el precio”.

Para Dallagnol, la “llave” para entender el funcionamiento es el destino del dinero: en primer lugar enriquecer a los involucrados, y el otro financiar “carísimas” campañas electorales, lo que es aún “peor” porque “hacen que cualquier candidato parezca un ángel”, y se mostró convencido de que el elevado gasto en esas campañas es eficaz en el lavado de imagen de los corruptos.

“Así se mantiene el sistema, y se generan más coimas”, fue la explicación del fiscal, que añadió que es un “círculo vicioso” que convierte a los ciudadanos en “prisioneros” de la corrupción.

Según Dallagnol, los electores no eligen mal a sus representantes, sino que se produce una “selección natural que hace que los corruptos tiendan a sobrevivir”.

El brasileño recordó que todavía no se ha alcanzado un “punto de inflexión” en cuanto a la corrupción, pero cree que “nunca han estado más cerca”, y afirmó que el “Lava Jato” “rompió la impunidad en los círculos de poder” y tuvo un “efecto educativo”.

Dallagnol, que coordina a 13 fiscales y un grupo de más de 60 personas, enumeró las “sorprendentes” cifras de la macrocausa: 1.700 procedimeintos judiciales, 950 búsquedas y detenciones, 500 pedidos de cooperación internacional en 50 países, 160 acuerdos de colaboración premiada y 10 de ellos con personas jurídicas.

Prosiguió la lista con 26 millones de transacciones financieras investigadas, que suponen un valor de cerca de 500 billones de dólares; y solo en Curitiba, la parte del caso de la que se encarga, hay 300 personas acusadas y 120 condenadas a más de 1.900 años de prisión, por crímenes como corrupcion, lavado de dinero y organizacion criminal.

El coordinador de los fiscales criticó que su equipo “no da abasto”, y él se ve obligado a trabajar a fines de semana y a dejar de ver a su familia, aunque aseguró que hace el “esfuerzo” por un impulso “cívico”.

En el acto en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, con presencia de un buen número de jueces y fiscales argentinos, Dallagnol les pidió que “hagan su parte” pese a saber que con ello no será suficiente para acabar con la corrupción, y reconoció que él mismo se sintió “impotente” en el pasado por ello.

Como respuesta a quienes le dijeron a lo largo de su carrera que no sería posible sacar adelante el caso “Lava Jato”, Dallagnol recordó el número de condenados, y que hasta un expresidente (Luiz Inácio Lula da Silva) entró en prisión.

De cara a las próximas elecciones brasileñas, llamó a votar a candidatos que tengan un “pasado limpio” y apoyen la aprobación de medidas anticorrupción.

Fuente: EFE