Descargar el Audio

Así lo expresó Richard Pereira, padre del joven del mismo nombre que quedó parapléjico tras recibir un disparo de arma de fuego por parte de un policía. Señaló que junto a su familia, se sienten más serenos pero aún decepcionados por la poca intervención. "Van a ser dos años de esto, ¿por qué se alarga tanto? esto va al opareí", expresó Richard. 


Sobre el aspecto judicial, Richard manifestó que siguen “metiendo chicanas” y que el caso no se trata por “falta de espacio”, pero lo calificó de una excusa ridícula. Asimismo aseveró que su hijo trabaja para mantener a su familia y que se llenaron de deudas, sin que el Estado se haya hecho cargo.

“Estamos prácticamente en la lona, igual seguimos trabajando, mi hijo así en su estado trabaja, lo que pasó cambió la vida de toda nuestra familia y siguen jugando con nosotros”, finalmente comentó.