La Policía Federal brasileña desarticuló hoy una organización que abastecía de drogas a por lo menos tres bandas de narcotraficantes, con envíos a partir del aeropuerto de Foz do Iguazú, ciudad de Brasil en la triple frontera con Paraguay y Argentina.


Al menos diez integrantes de la organización fueron arrestados este jueves en desarrollo de una operación que movilizó a un centenar de agentes de la Policía Federal para cumplir 12 órdenes de detención y 12 de registro en ciudades de los estados de Paraná, Río Grande do Sul y Sao Paulo.

Los detenidos son sospechosos de integrar un grupo que introduce drogas desde Paraguay y que las distribuye en diferentes estados de Brasil, principalmente Paraná, a partir de vuelos comerciales que despegan desde Foz do Iguazú.

Según la comisaria Shirley Sattia, responsable por la investigación de la Policía Federal, la droga era introducida en las aeronaves sin pasar por la aduana gracias a la complicidad de uno de los funcionarios del aeropuerto.

“La droga era colocada en el equipaje de pasajeros, que muchas veces viajaban en grupo, por un funcionario del aeropuerto que interceptaba las maletas en la rampa de despacho y luego de que habían pasado por la aduana”, explicó la comisaria.

“Cuando el pasajero despachaba sus maletas aún no había droga en las mismas y, como el peso reportado en el origen era diferente del peso en el destino, el viajero tenía una disculpa para defenderse en caso de que las autoridades descubrieran la carga”, agregó.

La Policía Federal comenzó a investigar la organización en 2016 a partir de escuchas autorizadas por la Justicia de las conversaciones telefónicas del empleado del aeropuerto con otros sospechosos.

Las conversaciones permitieron determinar que se trataba de una banda que abastecía a por lo menos tres grupos de narcotraficantes que operaban de forma paralela e independiente.

Estos tres grupos “están vinculados a decomisos de estupefacientes realizados en diversas regiones del país, por lo que algunos de los involucrados ya están cumpliendo penas por otros crímenes”, según un comunicado de la Policía Federal.

En desarrollo de las investigaciones la Policía Federal llegó a decomisar 320 kilos de marihuana y de hachís.

Las personas detenidas, según el comunicado, serán procesadas por los crímenes de tráfico de drogas, asociación al narcotráfico, lavado de dinero y transacción de valores de origen ilícito. EFE