El asado paraguayo fue el menú del seleccionado uruguayo en Borskiy, donde se concentra. El cocinero Aldo Cauteruccio se encargó de la preparación.


Foto: www.referi.uy

Tras ganarle el viernes a Egipto en su debut mundialista por el grupo A, la selección de Uruguay retornó a su concentración en el Sport Center de Borskiy, ubicado en las afueras de la ciudad Nizhny Novgorod, publica Referi.

En la concentración se comió colita de cuadril, pulpón y pollo. El asado fue para la delegación completa: jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y funcionarios.

Pero la carne no vino de Uruguay sino que fue de origen paraguayo. “Acá se come carne paraguaya. Nos han ganado varios mercados por lo competitivos en costo que son”, contó a Referí uno de los neutrales comensales.

En total pasaron 25 kilos de carne blanca y roja por la parrilla. Un deleite y un nuevo y distendido punto de encuentro para seguir disfrutando del Mundial.

Fuente: Agencia IP