La jefa de la Misión de Observación de la Unión Europea (MOE-UE), la eurodiputada liberal Renate Weber, advirtió hoy que si "no se ve un avance importante" hacia la reforma electoral en Paraguay "sería un problema" a la hora de aceptar una nueva invitación como observadores.


La jefa de la misión de la UE, Renate Weber.

Y ello, después de reconocer que Paraguay cumplió en las pasadas elecciones del 22 de abril “pocas de las recomendaciones” que el bloque hizo tras los comicios de 2013.

No obstante, Weber apuntilló que “es demasiado pronto” para saber si cumplirá y se mostró optimista tras las reuniones mantenidas con los interlocutores políticos.

“Tengo mucha más esperanza que antes porque se habla de una reforma electoral y, exactamente, sobre asuntos muy puntuales” de la misma, afirmó Weber después de reunirse con el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, para trasladarle las conclusiones y recomendaciones del informe final de la misión sobre las elecciones de abril.

También aseguró estar “más confiada” porque ha “visto y escuchado una apertura” sobre una posible reforma constitucional que “garantice la independencia del Poder Judicial”, una de las claves del informe de la UE.

El documento presentado el martes contiene una lista de 20 recomendaciones, entre las que priorizó la reforma electoral, paralizada en el Parlamento, y revisar las disposiciones constitucionales que “obstaculizan” la independencia judicial.

Asimismo, aludió a la financiación de las campañas políticas y a la necesidad de mejorar la transparencia, sobre todo en las campañas de las elecciones internas de los partidos.

La MOE-UE llegó a Paraguay en marzo, con un primer despliegue de observadores de largo plazo repartidos por todo el país, a los que se unió otro grupo, de corta estancia, unos días antes de las elecciones generales del 22 de abril.

El vencedor de esos comicios fue el oficialista Mario Abdo Benítez, del Partido Colorado, que tomará posesión de su cargo el próximo 15 de agosto. EFE