Miles de fieles de todo el país se congregan el sábado en los alrededores del Estadio General Pablo Rojas, del club Cerro Porteño, para asistir a la beatificación de la carmelita María Felicia de Jesús Guggiari, conocida como “Chiquitunga”, la primera beata de Paraguay.


A primeras horas de la mañana, los paraguayos, en familia o con sus grupos religiosos, llenaron las calles aledañas de la “Nueva Olla”, como se conoce al estadio del equipo de Barrio Obrero, y comenzaron sus cánticos y rezos, antesala de la fiesta que representa para ellos este acto.

Además de los católicos, cientos de efectivos policiales se agruparon en torno a los puntos de acceso para garantizar el orden y la seguridad entre tantas personas, como explicó a Efe el comisario principal Edgar Meza.

“Es una fiesta mariana, no vamos a tener muchos inconvenientes, pero la Policía Nacional pidió suficiente personal para auxiliar a los enfermos, a los que se sienten mal y también para que no venga gente mal intencionada a hacer de las suyas en este evento”, precisó.

La llegada de personas de todo el país también alegró la caja de los puestos de comida cercanos al estadio, que normalmente atienden a los hinchas azulgranas y hoy ofrecen comida a los fieles.

Una de las quiosqueras, Celia Navarro, dijo que esperaban cerrar el día con una buena recaudación.

“Llevamos desde las 7 de la mañana y vamos bien. Esperamos vender todo lo que podamos”, apuntó Navarro, a la espera de más provisiones.

A pesar del importante número de voluntarios, también se vivieron algunos momentos de descoordinación en las entradas, con algunos puntos de acceso cerrados y con algunos asistentes sin saber a dónde ir.

Mientras tanto, dentro del estadio, buena parte de los asientos ya estaban ocupados y adornados con pancartas alusivas al festejo.

Los fieles comenzaron el rezo del rosario mientras algunos sacerdotes confesaban.

En el campo, ya estaba ubicado el altar y el retablo de rosarios del artista Koki Ruiz, aunque el rostro de Chiquitunga seguía oculto hasta el fin de la ceremonia.

A la ceremonia sumaron además un grupo de carmelitas de Asunción que saldrán del claustro para la beatificación de “Chiquitunga”, nacida en la localidad de Villarrica en 1925 con el nombre de María Felicia Guggiari Echeverría y fallecida a los 34 años, en 1959.

El pasado marzo el papa firmó el decreto que reconocía el milagro requerido para finalizar el proceso que convertirá a “Chiquitunga” en la primera beata de Paraguay.

El milagro que se le atribuye implica a un recién nacido paraguayo en 2002 que presentó complicaciones en el parto y que estuvo 20 minutos sin signos vitales tras cortar el cordón umbilical.

La obstetra que asistió el nacimiento fue quien, con el niño en brazos, pidió la intercesión de “Chiquitunga” para que recobrara los signos de vida.