La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) ve que hay un "alto porcentaje" de movilización como medida de protesta ante la subida del 3,5 por ciento del salario mínimo, al considerarla "insuficiente".


La CUT convocará este jueves una plenaria de centrales sindicales para decidir sobre la organización de un congreso en el que se trataría la toma de medidas de acción, informó hoy a Efe el titular del sindicato, Aldo Snead.

“Nosotros nos ratificamos en que el 3,5 por ciento (de subida) es insuficiente y lo rechazamos categóricamente”, apuntó el sindicalista.

El alza del 3,5 % del salario mínimo al que se refirió Snead alude al decreto firmado por el Ejecutivo en el que se reconoce ese incremento a partir del 1 de julio.

El salario mínimo actual en Paraguay se sitúa en torno a los 360,80 dólares (2.041.123 guaraníes), según lo fijado en la revisión del año pasado, con lo que con el nuevo incremento de 12 dólares (71.000 guaraníes), ese 3,5 por ciento quedaría en unos 372 dólares (2.112.562 guaraníes).

La CUT solicita que el sueldo mínimo de los trabajadores paraguayos alcance, al menos, los 440 dólares (2,5 millones de guaraníes) y señalan que en los últimos años los paraguayos han perdido un 25 % de su poder adquisitivo.

Asimismo, Snead volvió a criticar que esa subida se haga teniendo como referencia el informe sobre la inflación elaborado por el Banco Central del Paraguay (BCP) y desconfió de su criterio.

El titular de la CUT denunció también “la pequeña sensibilidad social” mostrada por el actual Gobierno, al no atender sus peticiones sobre la subida salarial.

Snead agregó que no tienen intención de volver a discutir el tema con el Ejecutivo, puesto que ya presentaron una nota, y señaló que tendrán que estudiar si la posible medida de acción la realizan contra este Gobierno, que culmina el 15 de agosto, o con el próximo, también del Partido Colorado.

Las estimaciones del Ministerio de Trabajo cifran en 400.000 las personas receptoras del sueldo base, un dato que no incluye a los trabajadores informales.

No obstante, no todas las personas alcanzan el salario mínimo, como en el caso de las trabajadoras domésticas quienes hasta ahora, por ley, cobraban el 60 % del salario mínimo.

Este martes el Senado aprobó modificaciones en esa normativa, aunque todavía tiene que seguir su curso parlamentario en la Cámara de Diputados y, después, lograr la sanción o el veto del presidente del Gobierno.

A este respecto, Snead señaló que “como beneficio es un logro importante”, pero advirtió que se debe estudiar mejor ya que con los cambios “un trabajador que gana un salario mínimo no va a poder contratar a una trabajadora doméstica”.

Fuente: EFE