Un total de 125 legisladores jurarán el sábado en el Congreso con las presidencias de las dos Cámaras en juego, en medio de la división del Partido Colorado, acrecentada tras la fallida renuncia de Horacio Cartes a la Presidencia, que le impedirá jurar como senador antes del 15 de agosto.


Serán 80 los diputados y 45 los senadores que prestarán juramento en el Congreso salido de las elecciones de abril, con una mayoría colorada pero incapaz de formar una bancada única ante el enfrentamiento entre Honor Colorado, la corriente de Cartes, y Colorado Añetete, la de Mario Abdo Benítez, quien asumirá la Presidencia del país el 15 de agosto.

Ambas corrientes rompieron esta semana el diálogo que mantenían para el reparto de las mesas directivas de las dos Cámaras, una para cada movimiento.

La fisura era un hecho tras el bloqueo de algunos legisladores de Colorado Añetete a que Cartes jure como senador, tras ser electo en las elecciones, argumentado que un expresidente se convierte en senador vitalicio, sin voto, mientras que el mandatario busca ser senador activo.

Tras la ceremonia de juramento del sábado, ambas Cámaras deberán nombrar a sus mesas directivas, otra de las incógnitas del nuevo Congreso.

En ese diseño influiría esa fractura en el coloradismo y las alianzas o consensos con otras fuerzas políticas de la oposición o con los pequeños partidos que ganaron presencia parlamentaria en las elecciones.

En ese sentido, el senador electo por el Partido Patria Querida, Stephan Rasmussen, dijo hoy a Efe que hace varias semanas están conversando con todos los sectores para lograr un presidente de consenso en la mesa directiva de la Cámara de Senadores.

“Todavía no hay un candidato de consenso sobre todo porque los partidos tradicionales que tienen mayoría en ambas cámaras están divididos por eso es que todavía el tablero está bastante movido y las conversaciones van a seguir seguramente hasta el sábado”, añadió.

La misma duda surge en la Cámara de Diputados, donde el Partido Colorado tiene mayoría (42 parlamentarios), pero también agrietada por la división entre los afines a Cartes y a Abdo Benítez.

A ello se suma el anuncio de ocho diputados de la corriente de Cartes de abandonar Honor Colorado y posicionarse como bancada independiente.

Además del juramento y conformación de la mesa directiva de Diputados y Senadores, el sábado, tras la toma de cargos, también se elegirán los representantes de ambas Cámaras ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y el Consejo de la Magistratura.

Cartes presentó la renuncia en mayo para no recaer en la duplicidad en sus funciones y poder jurar como senador el 30 de junio junto al resto de legisladores salidos de esos comicios.

Dos días después de presentar su renuncia en el Congreso, esta quedó en el aire debido a la falta de quórum propiciada por el abandono de la sesión de varios legisladores, entre ellos algunos de Colorado Añetete, que alegan que Cartes no puede ser senador en activo.

Sin embargo legisladores afines a Cartes no descartan que pueda jurar tras su salida del Ejecutivo el 15 de agosto.