Mientras toda la atención se centró en el juramento de Horacio Cartes y Nicanor Duarte Frutos como senadores, hay legisladores que volverán al Congreso Nacional para el siguiente periodo, contando con procesos penales por supuestos casos de corrupción. 


Óscar González Daher 

El senador quien se desempeñaba como presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) fue imputado por tráfico de influencia tras la filtración de audios de las conversaciones que mantuvo con su secretario en dicha institución, Raúl Fernández Lippman. González Daher también soporta proceso por asociación criminal y cohecho pasivo agravado.

La Cámara de Senadores decidió retirarle la investidura a González Daher, debido a que las grabaciones de las llamadas delataron la forma en la que el legislador supuestamente operaba para alterar causas en el Poder Judicial. Pese al caso, el Partido Colorado no lo retiró de la lista para el Senado y volverá a jurar este sábado.

Jorge Oviedo Matto

El senador oviedista también está involucrado en el escándalo de los audios filtrados del JEM, quien anticipándose al inevitable retiro de su investidura renunció al cargo. Soporta un proceso por asociación criminal, cohecho pasivo agravado y tráfico de influencia. La fiscala Casse Giménez lo denunció por supuestamente haber pedido USD 10.000 para cerrar un caso.

Oviedo Matto fue electo y proclamado y jurará como senador del Unace.

Enrique Salyn Buzarquis

Según la carpeta fiscal, el senador liberal electo está procesado por lesión de confianza, ya que durante su gestión como ministro de Obras Públicas, comprometió al Estado paraguayo a pagar USD 600.000 tras firmar un convenio internacional con una empresa italiana sin autorización y con el fin de realizar trabajos que no eran necesarios.

Víctor Bogado

Bogado, involucrado en el caso niñera de oro, fue imputado por estafa y cobro indebido de honorarios por haber ingresado a una mujer como contratada en Itaipú, a pesar de que esta ya contaba con un cargo como funcionaria de la Cámara de Diputados. A pesar de los cargos el parlamentario volverá a jurar como senador.