Una dramática tanda de penaltis, dio a Inglaterra su primera clasificación para los cuartos de final de un Mundial en doce años y envió a Colombia a casa de la forma más cruel posible, después de haber revivido con un gol de Yerry Mina en el minuto 94.


Inglaterra, que nunca había ganado una tanda de penaltis en un Mundial, aprovechó los fallos de Mateus Uribe y Carlos Bacca para voltear el resultado cuando peor lo tenía. El sábado, en Samara, le espera Suecia para buscar un puesto en las semifinales.