Las protestas gremiales y vecinales en Venezuela llegaron hoy a su novena jornada consecutiva y consiguieron el apoyo de una comisión del Parlamento, controlado por la oposición, que respaldó las demandas de los manifestantes y se comprometió a mediar ante el Ejecutivo para buscar soluciones.


El presidente de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara, el opositor José Manuel Olivares, dijo al término de una reunión con varios gremios sanitarios que el Legislativo asumirá “la protección y mediación” del conflicto desde “hoy mismo”.

“Se exigen soluciones y además se notifica a organismos internacionales para la debida protección y agilización de soluciones al gremio de la salud, que hoy se encuentra protestando”, añadió el diputado.

Luego de la reunión, los diputados de la Comisión de Desarrollo Social recorrieron las instalaciones del Hospital Universitario de Caracas (HUC) y constataron las fallas en la dotación de equipos y materiales.

Los gremios de enfermeros y trabajadores del sistema de atención pública de Venezuela protestan desde la pasada semana en demanda de incrementos salariales y de mejores condiciones de trabajo, pues también denuncian el insuficiente equipamiento de los hospitales, todos dependientes del Ejecutivo.

Aunque fueron los enfermeros los primeros en protestar, hoy trabajadores obreros, administrativos y médicos respaldan las manifestaciones.

Este martes, los enfermeros reiteraron que la protesta continúa de manera “indefinida”, aunque en días pasados señalaron que las urgencias así como las inmunizaciones son atendidas pese al paro de actividades.

Médicos, bioanalistas y obreros denuncian que sus salarios también son insuficientes para hacer frente a la hiperinflación nacional que hace subir los precios 2,4 % cada día, según datos del Parlamento.

En tal sentido, la diputada opositora Manuela Bolívar dijo hoy que el sistema público de salud se mantiene gracias a la “labor voluntaria” de sus trabajadores, pues sus ingresos son “una miseria”.

“Aunque la lucha sea salarial tiene que haber en el país un cambio en el modelo económico (…) estamos viviendo un colapso”, señaló.

La protesta de los trabajadores de la salud se replicó hoy en varios estados del interior como ha venido ocurriendo desde la semana pasada: con manifestaciones dentro de los hospitales públicos para hacer los mismos reclamos.

Asimismo, se generaron varios focos de pequeñas protestas en el país para denunciar el deterioro de los servicios públicos, una situación que se ha recrudecido en los últimos meses.

En el este de Caracas se registró por segundo día consecutivo una protesta por parte de usuarios del transporte urbano para reclamar por el aumento del pasaje y por la ausencia de unidades para movilizar a los millones de habitantes de la capital venezolana.

Mientras tanto, en el oeste de la ciudad decenas de personas bloquearon una calle para exigir la restitución del suministro del agua potable que, aseguran, fue interrumpido hace más de un mes.

La falta de agua es un motivo recurrente de manifestaciones vecinales en todos los estados del país petrolero, como ocurrió hoy en el estado Lara (oeste).

En esta misma región un grupo de trabajadores de la estatal Compañía Nacional de Telecomunicaciones (Cantv) también protestó para exigir aumentos salariales.

Quienes piden mejores sueldos, como ocurre estos días con los trabajadores de la estatal Corporación Eléctrica (Corpoelec), dependen exclusivamente del Estado que es el principal empleador del país.

Por esto, la Asociación de Profesores Universitarios asomó hoy la posibilidad de convocar a un paro nacional de trabajadores este viernes como mecanismo de presión para exigir respuestas al Gobierno de Nicolás Maduro.

La idea la expresó el portavoz de los docentes universitarios, Víctor Márquez, y aseguró que esta medida podría ser una forma más poderosa de denunciar “el deterioro de las condiciones de vida y de trabajo”.

Medios locales y usuarios de las redes sociales dan cuenta a diario de las decenas de protestas sociales que ocurren a diario en el país, según cifras del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, padece una severa crisis económica que se traduce en escasez alimentos básicos y medicinas, así como en hiperinflación, un fenómeno que dificulta aún más la obtención de productos de la cada vez menor oferta de ellos.

Fuente: EFE