La Policía localizó en una casa de la selva de Perú a una joven española, Patricia Aguilar, que fue supuestamente captada por el líder de una presunta secta, quien fue detenido en el operativo.


Patricia Aguilar, mayor de edad, fue encontrada en la noche del miércoles, sola y al cuidado de varios menores, entre ellos su bebé de un mes, en una vivienda ubicada en una zona de la selva peruana tras un operativo llevado a cabo desde la Fiscalía de Tratas de este país, dijo  la portavoz de la familia, Noelia Bru.

Todos ellos se encontraban en condiciones insalubres y los más pequeños estaban sin escolarizar, añadió Bru.

A varios kilómetros fue apresado el considerado líder de la presunta secta conocida como ‘Gnosis’, Félix Steven Manrique – quien supuestamente se dedicaba a captar a jóvenes a través de las redes sociales – junto a otras dos mujeres, una de ellas embarazada de ocho meses, “muy delgadas y con signos de violencia”, según la misma fuente.

Las mujeres se desplazan en estos momentos desde San Martín de Pangoa, en la selva de Perú, hasta Lima, “donde pasarán los peritajes oportunos para comprobar su estado de salud, mientras que el Ministerio de la Mujer se hará cargo de los niños en estado de abandono”, explicó Bru.

Señaló que todavía no han mantenido contacto con Patricia y que desconocen si podrán hablar con ella en cuanto llegue a Lima.

“Patricia está ilegal, por lo que esperamos que la puedan expulsar de Perú, aunque ahora con el bebé no sabemos qué va a ocurrir. Nuestra idea es que la podamos traer a España (…)”, declaró la portavoz de la familia.

El padre de Patricia, Alberto Aguilar, estuvo en Perú en enero pasado y hace un mes volvió a viajar allí para ayudar a la Policía a buscar a su hija.

La joven Patricia Aguilar se fue de casa el 7 de enero de 2017, cuando supuestamente Félix Steven Manrique la convenció a través de internet para que huyera a Perú y se uniera a él.

Según Bru, este hombre “la fue enamorando desde que ella tenía 16 años – aprovechando que Patricia había sufrido la pérdida de un familiar con el que estaba muy unida – hasta los 18, cuando consiguió que abandonara su casa”.

Ha asegurado que el presunto líder de la secta la persuadió “de que tenía una misión en el mundo y que encontraría la salvación. Así, poco a poco, este hombre las conquista hasta que bajan la guardia y las incita a que abandonen el domicilio y hagan cualquier cosa por él”, según Bru.

Hace meses, y tras ser localizada en Perú, la joven difundió varios vídeos en los que dejaba claro que no estaba allí en contra de su voluntad, aunque, desde el principio, su familia sostuvo que su estancia en el país no era voluntaria y se ha movilizado desde entonces por recuperarla. EFE