El cantante mató a un hombre de cuatro tiros en el barrio Samoré, en Villa Lugano de Buenos Aires y se entregó a la policía. Álvarez estuvo prófugo durante más de un día y al entregarse declaró: "Yo fui el que disparé, yo lo maté", aclarando que lo hizo en defensa propia. 


 

El músico era buscado desde la madrugada del jueves, luego de que un grupo de vecinos lo señalara como el asesino de Cristian Díaz. Según trascendió, Álvarez y el hombre comenzaron a discutir en el estacionamiento del complejo y, en medio de la pelea, el líder de Viejas Locas desenfundó un arma y disparó cuatro veces, tres en la cabeza y uno en el pecho de Díaz.

Luego del asesinato, Pity tiró el arma en una alcantarilla y se escapó junto a su novia. Su auto quedó abandonado a 100 metros de una discoteca, en Ramos Mejía. En su interior encontraron envoltorios de pasta base y jeringas.

Fuente: tn.com.ar