Los Juegos Olímpicos de México celebran este año su 50 aniversario y, con ellos, también festejan sus cinco décadas como olímpicos tres países centroamericanos, El Salvador, Honduras y Nicaragua, y uno sudamericano, Paraguay, que en aquella edición debutaron en la máxima justa deportiva mundial.


México’68 batió récords de participación hasta ese momento, con 112 países entre los que se encontraban estos cuatro que, con la excepción de Paraguay, medio siglo después siguen esperando su primera medalla.

El Salvador, cuyo comité olímpico nacional fue reconocido por el Comité Olímpico Internacional (COI) en 1938, debutó en México en 1968 con 100 atletas, más su equipo de fútbol, y fue la edición de los Juegos a la que pudo enviar su delegación más numerosa. Pese a esto, los cuzcatlecos no consiguieron una sola presea.

La suerte tampoco les sonrió en Múnich 1972 al no conseguir tampoco medallas, mientras que en Montreal 1976 y Moscú 1980 no participaron.

No fue hasta Los Ángeles 1984 que los deportistas salvadoreños volvieron a estar presentes en unos Juegos Olímpicos, pero solamente acudieron diez atletas debido a los estragos causados por la guerra civil salvadoreña. El comité olímpico de ese país tuvo que presionar al gobierno para conseguir apoyos económicos para los deportistas y finalmente se lo concedió a cinco, mientras que los otros cinco acudieron a Los Ángeles con financiación de empresas privadas.

Entre los deportes en los que El Salvador ha tenido más presencia olímpica figuran el atletismo, el judo, la natación y el tiro deportivo. Entre sus actuaciones más recordadas, cuando el tenista Rafael Arévalo pasó a la segunda ronda del torneo de tenis y se enfrentó a suizo Roger Federer en los Juegos de Pekín 2008 y cuando Maureen Kaila Vergara consiguió el quinto puesto en ciclismo, en la prueba por puntos, en Atlanta’96, la mejor actuación histórica del país en los Juegos.

Honduras, que vio su comité olímpico nacional reconocido por el COI en 1955, ha participado en once Juegos desde su primera aparición en México 1968.

Su mejor actuación fue la más reciente, en Río 2016, cuando el equipo de fútbol avanzó a las semifinales tras vencer 0-1 a Corea del Sur. Lamentablemente para los catrachos, el equipo se quedó en la antesala de la final al perder 6-0 contra la anfitriona Brasil. La pelea por la medalla de bronce también la perdieron, pues Honduras cayó contra Nigeria 2-3.

En numerosas ocasiones los principales dirigentes del Comité Olímpico Hondureño (COH) han declarado que el presupuesto para el desarrollo de sus deportistas es de los más bajos en Centroamérica, lo que dificulta la preparación de los atletas y por ende la conquista de medallas en los Juegos Olímpicos.

La ocasión en que más deportistas enviaron a la máxima competición deportiva fue en Londres 2012, cuando compitieron 25 deportistas de disciplinas como fútbol, atletismo, boxeo, natación y judo, entre otros.

En el caso de Nicaragua, cuyo su comité olímpico fue avalado por el COI en 1958, desde que hizo su primera aparición en México 1968 con la representación de 13 atletas no ha faltado nunca a los Juegos Olímpicos, a excepción de Seúl 1988.

El país de Centroamérica no asistió a la cita surcoreana debido a conflictos políticos. Corea del Norte decidió no acudir a esos Juegos, por lo que sus aliados Cuba, Etiopía y Nicaragua tampoco lo hicieron.

Con presencia constante en disciplinas como boxeo, levantamiento de pesas y béisbol, pese a no haber cosechado aún ninguna medalla olímpica su mejor actuación la consiguió en Atlanta 1996, gracias al cuarto lugar que alcanzó su equipo de béisbol.

Paraguay puede presumir de haber conseguido una medalla en su historia en los Juegos Olímpicos. El país sudamericano debutó en México 1968 con apenas un atleta, el esgrimista Rodolfo Alfredo da Ponte, quien dijo a EFE que esa actuación la guarda como “la mayor satisfacción de su vida”.

Dado que el comité olímpico paraguayo no sería oficialmente reconocido hasta 1970, Da Ponte tuvo que improvisar aspectos como la uniformidad y confeccionar él mismo “a la carrera” el logotipo, el sello y el membrete de su equipación.

“Para mí fue todo un sueño. Lo tomé como un sueño rápido y feliz. El mejor recuerdo de mi vida”, aseguró Da Ponte.

Cuatro años más tarde en Múnich 1972, Paraguay envió a cuatro deportistas y en Los Ángeles 1984 aumentó a 14.

En Barcelona 1992 consiguió Paraguay clasificar a su selección de fútbol dirigida por el uruguayo Sergio Markarián. Pero fue en Atenas 2004 cuando el equipo le otorgó la única medalla de su historia al país sudamericano, al llegar a la final contra Argentina y perder 1-0, por lo que consiguieron la medalla de plata.

Incluso el país sudamericano debutó en los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi 2014, con la participación de la esquiadora acrobática Julia Marino.

A punto El Salvador, Honduras y Nicaragua de participar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, y recién concluida Paraguay su actuación en los Suramericanos de Cochabamba, en los que ganó 30 preseas, todos ellos avanzan en este ciclo olímpico camino de Tokio 2020 con la esperanza de acercarse cada vez más al podio olímpico. EFE