La cantante estadounidense Demi Lovato, que fue hospitalizada el pasado 24 de julio debido a una aparente sobredosis, salió del hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles (EE.UU.) e ingresó en un centro de rehabilitación para personas con problemas de adicciones, informó hoy la revista People.


Una fuente cercana a la artista latina aseguró que Lovato abandonó el hospital el sábado por la tarde.

La cantante tomó un avión privado para llegar a un centro de rehabilitación que se encuentra fuera de California (EE.UU.), detalló hoy el portal especializado en noticias de famosos TMZ.

Lovato habló por primera vez de su hospitalización en un mensaje publicado el domingo en su cuenta oficial de Instagram.

“Siempre he sido transparente sobre mi trayectoria con la adicción. Lo que he aprendido es que esta enfermedad no es algo que desaparece o se desvanece con el tiempo. Es algo que debo continuar superando y aún no lo he logrado”, escribió.

“Ahora necesito tiempo para curarme y enfocarme en mi sobriedad y camino a la recuperación”, añadió Lovato, quien dio las gracias a todas las personas que le han apoyado estos días y aseguró además que seguirá “luchando”.

Por ahora se desconoce el lugar donde la cantante llevará a cabo el tratamiento de rehabilitación para paliar su adicción al alcohol y las drogas.

Tras una llamada a Urgencias, Lovato fue tratada el pasado 24 de julio con Narcan, un medicamento empleado en casos de sobredosis de narcóticos, en su propia casa de Hollywood Hills.

EFE